Renfe, en huelga pese al acuerdo sindical

La empresa ferroviaria y los sindicatos, excepto CGT, sacan adelante un nuevo convenio. Este último rechaza adherirse al pacto y obligará a permanecer en las estaciones al 30% de los trenes programados para cubrir la «operación salida».

La empresa ferroviaria y los sindicatos, excepto CGT, sacan adelante un nuevo convenio. Este último rechaza adherirse al pacto y obligará a permanecer en las estaciones al 30% de los trenes programados para cubrir la «operación salida».

La «operación salida» de Navidad se ve truncada por los paros en el sector del transporte. Renfe cancela 571 trenes, el 30% de los programados de forma inicial para hoy, en una jornada de huelga convocada por la organización sindical CGT, que mantiene sus planes iniciales a pesar del acuerdo sobre el nuevo convenio que la compañía ferroviaria pactó con UGT, CC OO y Semaf el miércoles por la noche.

Por su parte, Comisiones Obreras anuló tanto los paros concertados para hoy como los programados para el 7 de enero, asegurando una vuelta sin sobresaltos para los viajeros. El sindicato entiende que el preacuerdo del convenio «recoge gran parte» de las reivindicaciones recogidas en la convocatoria de huelga, como la subida salarial que figura en el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado y el incremento del 0,5% ligado a la productividad en 2018. Además, CC OO considera que Renfe ofrece la posibilidad de «seguir desarrollando otros asuntos» en las mesas de trabajo que se abren.

Sin embargo, Renfe debe asegurar los servicios mínimos decretados por Fomento, ya que CGT sigue adelante con la huelga. Así, garantiza la circulación del 78% de los trenes habituales de AVE y Larga Distancia, y el 65% de los de Media Distancia. En el caso de los trenes de Cercanías, los servicios aseguran la circulación del 50% de los trenes, un porcentaje que se eleva hasta al 75% en las franjas horarias de «hora punta». Del total de cancelaciones previstas, 160 son trenes AVE y de larga distancia, y otros 411 de media distancia.

El Ministerio de Fomento atribuye este elevado número de cancelaciones a un día de «excepcional movimiento de viajeros», dado que coincide el tránsito propio de un día laboral con el inicio del fin de semana y el éxodo masivo de viajeros por las fiestas de Navidad.

CGT, único sindicato que mantiene los paros, sigue adelante y «mantiene» las mesas de negociación abiertas. La organización sindical rechaza el nuevo convenio de Renfe al considerar que la parte variable de la subida de sueldo no se va a cumplir, y por estimar que no se han atendido sus peticiones de suprimir la categoría de ingreso que tienen durante dos años y medio los nuevos trabajadores que entran en la compañía por ofertas de empleo. A su vez, reivindican una mayor ambición en las políticas para fomentar la igualdad en el sector del transporte.

Por su parte, Renfe asegura que el acuerdo permite encarar 2019 en mejores condiciones desde el punto de vista laboral, en especial en asuntos como la salida de trabajadores en edad de jubilación y la incorporación de nuevos profesionales al grupo. Además, la compañía afirma que este pacto con los sindicatos garantiza los aspectos más relevantes de cara a los próximos años, como la liberalización del mercado del transporte de pasajeros, el futuro del traslado de mercancías, la internacionalización de Renfe, su conversión en un operador integral de movilidad y el modelo de mantenimiento.

El preacuerdo firmado entre la compañía ferrovial y las fuerzas sindicales garantiza un convenio con una vigencia que se extenderá por los próximos dos años, y que será prorrogable por otro año más en caso de ser convenido de mutuo acuerdo. Para que salga adelante, tendrá que ser sometido a la Comisión de Seguimiento de la Negociación Colectiva en las empresas públicas.

Renfe alcanzó el preacuerdo con los sindicatos Semaf y UGT, que son mayoría en el comité de empresa que ha manejado la jornada de paros. Así, está integrado por 4 miembros de Semaf, 3 de UGT, 3 de CC OO, 2 de CGT y 1 de SF-Intersindical.