MENÚ
martes 23 julio 2019
12:35
Actualizado

Un comité de sabios de la UE reclama privatizar las torres de control de los aeropuertos

Los expertos sostienen que los aeropuertos con el servicio liberalizado son más eficientes.

  • Los retrasos se dispararon un 105% durante el año pasado
    Los retrasos se dispararon un 105% durante el año pasado

Tiempo de lectura 4 min.

11 de junio de 2019. 02:34h

Comentada
Roberto L. Vargas Madrid. 11/6/2019

ETIQUETAS

El aumento de los retrasos se ha convertido en un mal endémico en el espacio aéreo europeo. El año pasado, las demoras se dispararon un 105%, hasta los 1,73 minutos por vuelo. Este registro queda muy lejos de los 0,5 minutos que se había fijado como objetivo Eurocontrol, el administrador de la red. Solucionar el problema no parece cosa sencilla, pues la capacidad del sistema está al límite.

Incapaz hasta ahora de adoptar medidas para atajar el problema, la Comisión Europea encargó a un grupo de sabios un informe para abordar la cuestión. El documento, que contiene diez recomendaciones, fue entregado en abril al Ejecutivo comunitario. Y entre sus peticiones figura una polémica para el sector en España: la liberalización de los servicios de control de torre en los aeropuertos.

El informe sugiere que se debe alentar a los aeropuertos a obtener servicios de control de torre mediante contrato o licitaciones competitivas «cuando sea operativamente factible y tenga un impacto positivo en los usuarios». Su argumento es que la liberalización de las torres puede proporcionar de hecho «ganancias de eficiencia».

Tras la liberalización impulsada por José Blanco cuando era ministro de Fomento, se entregó a las compañías Ferronats y Saerco la gestión de las torres de una docena de aeropuertos: Sevilla, Valencia, Ibiza, Sabadell, Madrid-Cuatro Vientos, La Coruña, Alicante-Elche, Jerez, Vigo, Las Palmas, Lanzarote y Fuerteventura. Otros seis aeropuertos –La Gomera, El Hierro, Burgos, Huesca, La Seu d’Urgell-Andorra y Córdoba– operan con el servicio de información de vuelo (Afis), un sistema automatizado que no requiere de la intervención de ningún controlador.

Aunque el plan era extender la liberalización a otras torres, Ana Pastor lo frenó en 2012, cuando ostentaba el cargo de ministra de Fomento en el Gobierno de Mariano Rajoy. Su diagnóstico fue que no se estaban logrando las mejoras de eficiencia que se esperaban como para que un servicio estratégico para España como el control aéreo estuviese en manos privadas. Desde entonces, la cuestión no se ha vuelto a poner encima de la mesa, a pesar de que fuentes del sector aseguran que los planes para proseguir con la liberalización «están hechos» y sólo es cuestión de voluntad política ponerlos en marcha. Apenas hace un año, cuando los controladores amenazaron con convocar huelga en Barcelona, desde el Ejecutivo que presidía todavía Rajoy se deslizó la posibilidad de retomar la liberalización, aunque parece que el movimiento era una mera maniobra de presión para evitar las movilizaciones.

Los sabios interpelados por Bruselas no son los únicos que en los últimos seis meses se han pronunciado a favor de liberalizar el sector. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó en octubre otro informe en el que aseguraba que en todos los aeropuertos en los que se ha privatizado el servicio se ha registrado una ganancia de eficiencia, con una caída media del coste por movimiento próxima al 60% entre 2012 y 2017. Además, Competencia asegura que no sólo no se ha logrado a costa de una menor calidad de los servicios, sino al contrario: la calidad del servicio ha mejorado más en los aeropuertos liberalizados que en los no liberalizados. En las privatizadas, la calidad del servicio en términos de puntualidad se ha incrementado un 7% entre 2012 y 2017, mientras que en los aeropuertos donde Enaire sigue prestando el servicio de control han mantenido su calidad estable.

Dada la diferente tipología de aeródromos que hay en España y que la mayoría de los liberalizados son de tamaño medio y pequeño, el informe afinaba más sus conclusiones. Según sus estimaciones, el coste por movimiento en los medianos privatizados cayó un 65% entre 2012 y 2017, frente al casi 20% de los que siguen bajo el control de Enaire. En el caso de los pequeños, esta reducción alcanzó el 15%.

En cuanto a los aeropuertos con Afis, la CNMC estima que, desde 2012, en este grupo se ha producido una reducción de coste por movimiento del 14%. En todos los casos, la reducción de gastos está detrás de las mejoras de eficiencia consignadas.

Claves

-Diez recomendaciones de los sabios en el informe que entregaron a la Comisión Europea el pasado abril.

-Fomento entregó la gestión de una docena de aeropuertos a las compañías Ferronats y Saerco entre 2012 y 2014.

-Ana Pastor frenó la liberalización de otras torres en 2012. La exministra de Fomento con Rajoy consideraba que no se estaban logrando las mejoras de eficiencia esperadas.

-Los privatizados mejoran su puntualidad un 7%, mientras que el resto se ha mantenido estable.

Últimas noticias