Actualidad

El AVE transporta un 80% menos de pasajeros que la media europea

El número de viajeros/kilómetro es de 5 millones, frente a los 24 de las otras grandes redes.

Panel del AVE en la estación Puerta de Atocha de Madrid.
Panel del AVE en la estación Puerta de Atocha de Madrid.

El número de viajeros/kilómetro es de 5 millones, frente a los 24 de las otras grandes redes.

El uso efectivo del AVE es muy inferior al que se registra en los otros grandes mercados de la alta velocidad ferroviaria europea, Francia, Reino Unido, Alemania e Italia. Así lo atestigua un informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNCM) que analiza el transporte de viajeros por ferrocarril en 2017. Según el documento, que toma como fuente para esta información la Comisión Europea, el grado de utilización de la red española es de 5 millones/kilómetro mientras que, de media, en las otras cuatro redes es de 24 millones: casi 40 en el Reino Unido, casi 25 en Francia, 18 en Alemania y 13 en Italia.

En términos de oferta, la comparativa también es desfavorable para la alta velocidad española. La ratio usada en este caso, que relaciona el nivel de actividad medido en tren/kilómetro con la extensión de la red, es de 18.000, muy inferior a los 30.000 de Alemania o Reino Unido.

Para la CNMC, el uso de la red de AVE cobra especial relevancia en tanto que se trata de una infraestructura cara tanto en términos de construcción como de mantenimiento. El valor de las inversiones en la red de alta velocidad asciende ya a 33.500 millones de euros, a los que se deben añadir 12.951 millones más por los tramos de la red en construcción, que, cuando se elaboró el informe, sumaban otro 904 kilómetros adicionales. A lo que cuesta construirlo hay que sumarle su mantenimiento. Como recuerda, Competencia estimó en un informe de 2018 que el mantenimiento del AVE duplica al de las líneas convencionales, que se sitúan en torno a los 50.000 euros por kilómetro. Además, añade el documento, Adif, la propietaria de las infraestructuras, los costes de amortización con «elevados y crecientes», apoyados en la hipótesis de un crecimiento del tráfico del 3% en toda la vida útil del servicio.

Que la red de AVE tiene margen para crecer es evidente no sólo por lo viajeros que la usan en relación a otros países europeos sino por su propia capacidad. En tramos como el Albacete-Alicante la capacidad utilizada apenas alcanza el 8%, mientras que en el corredor más utilizado, el Madrid-Barcelona, apenas llega al 45%. Para Competencia, «la red de alta velocidad cuenta con una importante capacidad excedentaria, algo en parte asociado a su reciente construcción. Al ser infraestructuras con una vida útil muy elevada, es previsible que en los primeros años de explotación su uso sea inferior al tráfico para el que han sido diseñadas».

La evolución de los datos de viajeros de AVE vendrían a respaldar esta tesis de que las ratios de uso irán en aumento. Entre 2013 y 2017 el número de usuarios se disparó un 42,8%, hasta alcanzar los 21,1 millones, con un grado de ocupación del 89,5%, por encima del 83,4% de las líneas convencionales. En corredores como el de Sevilla, Valencia, Málaga o Alicante el ferrocarril, gracias al AVE, supera el 80% de la cuota modal. Sin embargo, en el de Barcelona la competencia del avión hace que se reduzcan hasta el 64%.