Educación no obliga al uso de mascarilla dentro de los colegios

Recomienda que se utilice sólo en los centros si no se pueden guardar dos metros de distancia. Los padres tendrán que tomar la temperatura a sus hijos antes de llevarles a clase

Los centros escolares se preparan para afrontar la vuelta a clase de los alumnos que voluntariamente quieran regresar a las aulas, en la mayoría limitada a los alumnos que este año tendrían que conseguir un título, y el Ministerio de Educación y Formación Profesional ya ha dado una serie de pautas a seguir que se discutirán hoy con los sindicatos educativos. Se trata de medidas de prevención e higiene frente al Covid-19 que permitan la reapertura parcial de colegios e institutos antes de que concluya el curso en la segunda fase de la desescalada. En la propuesta de Educación, excluye a los alumnos de Infantil de llevar mascarilla y no la impone como obligatoria por norma, solo recomienda su uso cuando no se pueda respetar una distancia de dos metros entre alumnos. En el transporte escolar sí será obligatorio. La medida ha sido criticada ya por sindicatos como ANPE y CSIF, que consideran que las mascarillas no deben ser “higiénicas”, sino exigirse a todos los estudiantes de manera obligatoria.

Educación pide a los padres que tomen la temperatura a sus hijos antes de llevarles a clase y que los niños eviten darse la mano. Estas son las medidas de prevención e higiene que propone el departamento que dirige Isabel Celaá:

¿Quién podrá volver a clase?

Nadie que tenga síntomas o que esté en aislamiento después de haber sido diagnosticada de Covid-19, como parece obvio. En el caso de profesores y alumnos vulnerables al virus, por ejemplo, que padezcan hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer o inmunodepresión, podrán incorporarse al trabajo de manera presencial “siempre que su condición clínica esté controlada y lo permita y manteniendo las medidas de protección de forma rigurosa”, explica el documento al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

Los centros tendrán que comunicar con las familias que estará prohibido ir a clase si el menor tiene fiebres o síntomas compatibles con el virus. Y se pedirá a los padres que vigilen el estado de salud de los niños y “tomen la temperatura todos los días antes de salir de casa para ir al centro educativo”. Asmismo, los progenitores deberán evitar las aglomeraciones a las puertas de los colegios y sólo podrán entrar “en caso de necesidad o por indicación del profesorado cumpliendo las medidas de prevención e higiene”. Además, se descartan actividades grupales o eventos en el interior y con ello las fiestas de fin de curso habituales en el mes de junio.

¿Qué hay que hacer si un estudiante está en el centro y presenta síntomas de contagio?

Si un alumno empieza a tener fiebre, tos, sensación de falta de aire, escalofríos, dolor de garganta, dolores musculares, dolor de cabeza, vómitos, diarrea...se le llevará a un espacio separado. Una vez allí, “se facilitará una mascarilla quirúrgica al alumno/a y otra para la persona adulta que cuide de él hasta que lleguen sus padres. Se le llevará a una sala para uso individual, elegida previamente, que cuente con ventilación adecuada y con una papelera de pedal con bolsa, donde tirar la mascarilla y pañuelos desechables”, dice el documento. Después, se avisará a la familia, que debe contactar con su centro de salud.

Lo mismo en el caso de las personas trabajadoras que inicien síntomas, se retirarán a un espacio separado y se pondrán una mascarilla quirúrgica. No obstante, los colegios tendrán un “canal de comunicación fluido” con el centro de salud de su zona para poder resolver dudas y problemas que puedan surgir.

¿Qué medidas de higiene tiene que tener un centro?

Los centros tienen que tener gel desinfectante en las clases, aunque el Ministerio especifica que “se debe tener en cuenta que cuando las manos tienen suciedad visible el gel hidroalcohólico no es suficiente, y es necesario usar agua y jabón”.

Educación quiere que colegios e institutos hagan una limpieza y desinfección de las instalaciones al menos una vez al día y que se refuerce en zonas de más uso, o comunes, además de en pomos de puertas, mesas, muebles, pasamanos, suelos, teléfonos, perchas, y otros elementos de similares características. El autobús escolar se limpiará y desinfectará dos veces al día “con especial atención a las superficies de contacto más frecuente como asientos, barras”, dice el documento.

Respecto a los aseos se limpiarán en función de la intensidad de uso y, al menos, tres veces al día. Todos tendrán que tener dispensadores de jabón y papel disponible para el secado de manos, o en su defecto gel hidroalcohólico.

Mesas y sillas se limpiarán cada cambio de turno y las medidas de limpieza se extenderán también a zonas privadas de los docentes, tales como vestuarios, taquillas, aseos, cocinas y áreas de descanso. Además, “se deberán realizar realizar tareas de ventilación periódica en las instalaciones y, como mínimo, de forma diaria y por espacio de cinco minutos”. Además, se debe vigilar la limpieza de papeleras y la disponibilidad de jabón, papel de secado de manos y gel hidroalcohólico.

Muchos centros impondrán la jornada intensiva para evitar la apertura del comedor pero, si finalmente se abre, “será necesaria una mayor frecuencia de limpieza de superficies, así como la ventilación después de cada servicio”. El Ministerio especifica en las medidas de prevención e higiene que “hay que lavar toda la vajilla, cubertería y cristalería en el lavavajillas, incluida la que no se haya usado, pero haya podido estar en contacto con las manos de los estudiantes”. Además, se limitará al máximo posible el empleo de documentos en papel y su circulación.

¿Qué distancia de seguridad guardarán los alumnos?

La distancia interpersonal será de dos metros y los colegios deberán priorizar los espacios al aire libre. Se utilizarán preferiblemente las escaleras en lugar de los ascensores y, para ir al colegio, los centros educativos tratarán de fomentar rutas seguras a la escuela, en colaboración con los ayuntamientos de tal manera que se prioricen opciones de movilidad que mejor garanticen la distancia interpersonal de seguridad. “Por esta razón, es preferible optar por un transporte activo (andando o bicicleta)”.

Si el alumno usa transporte escolar, se velará por mantener la distancia interpersonal de dos metros. La entrada y salida se hará ordenada, en fila y con una distancia entre alumno de dos metros. Aquí sí será obligatorio el uso de mascarillas. Los centros, además, organizarán las salidas y entradas de las aulas de manera escalonada y manteniendo las distancias.