La vuelta al cole será presencial y “en pequeñas familias de convivientes”

Se prevé que cada centro sea “un universo” con 20 alumnos máximo en el que habrá 1,5 metros de distancia, salvo entre alumnos de hasta 4º de Primaria. Pretende que cada uno tenga su tablet u ordenador

La vuelta a las aulas en el mes de septiembre será presencial para todos los alumnos. Al menos eso es lo que prevé la ministra de Educación, Isabel Celaá. “El curso en septiembre estamos planteando que abra las puertas para todos los alumnos y el principio general será la presencialidad, porque su pérdida genera mucha más vunerabilidad en los que tienen más problemas”, ha asegurado la ministra en una entrevista a la SER. Y es que ha reconocido que la digitalización no ha llegado a todos. De hecho, se calcula que un 12% de los alumnos no han podido seguir las clases a distancia.

Los alumnos de hasta 4º de Primaria no tendrán que llevar mascarilla ni guardar una distancia de 1,5 metros

La ministra ha detallado que ahora hay más información sobre el impacto que pueden tener los menores en la cadena de contagio y eso es lo que ha permitido tomar esta determinación. “Cuando los colegios se cerraron no había información suficiente sobre los niños como transmisores, había informaciones contradictorias. Hoy parece que hemos concluido que no hay un impacto de tanta consideración en cuanto a los niños como transmisores del virus. Y eso nos importa mucho para abrir el curso en septiembre con más flexibilidades".

Según Celaá, en el arranque de curso se trataría de que todos los espacios estén disponibles. “Flexibilizaremos los dos metros, iremos al 1,5 de distancia personal y trataremos la educación infantil, en la que no hay distancias, de la manera que nos permitan los pediatras”.

Además, los centros educativos están trabajando en optimizar los espacios. “Se incorporarán lugares como la biblioteca o el comedor que no son propiamente aulas y cuando el colegio no disponga de espacio, habrá que buscarlos en otras entidades". Su idea es establecer una ratio de entre 15 y 20 alumnos por aula “a modo de pequeñas familias de convivientes” para el próximo curso, especialmente para menores de diez años que no tendrán que llevar mascarillas ni guardar distancia, según explicó en otra entrevista en La Sexta. Así, cada centro académico será “un universo”.

Celaá ha asegurado que el día 16 se llevará al Consejo de Ministros un convenio entre Economía y Educación para que a través de red.es se puedan proveer recursos digitales al alumnado. La idea es que cada alumno tenga un ordenador o una tablet para que se pueda conectar siempre que sea necesario.

Cada centro deberá tener su plan

De momento, Los Ministerios de Sanidad y Educación y Formación Profesional han elaborado un documento, que será presentado mañana jueves en Conferencia Sectorial de Educación a las comunidades autónomas, cuyo objetivo es plantear una estrategia consensuada por los diferentes agentes implicados para ofrecer un entorno seguro y saludable al alumnado y personal de los centros educativos en el arranque de curso. No obstante, cada centro deberá tener un plan de contingencia para los escenarios que puedan producirse. Además, se prevé que cada centro cuente con un equipo que vele por el cumplimiento de las medidas.

Clases con un máximo de hasta 20 alumnos máximo

En la Educación Infantil, hasta el 4.º curso de Educación Primaria, lo ideal es que se formen grupos de hasta 15 alumnos y 20 como máximo “que pueden socializar sin mantener la distancia interpersonal de forma estricta, ya que es un grupo de convivencia estable. Esto posibilitará además el rastreo de contactos rápido y sencillo en el supuesto de que se diera algún caso”, asegura Educación en el documento que dará a conocer a las autonomías.

En 5.º y 6.º de Educación Primaria, Educación Secundaria y Bachillerato los espacios se reorganizarán de forma que se cuente con una separación de al menos 1,5 metros entre los alumnos. “Se priorizará asimismo, en la medida de lo posible, la utilización de los espacios al aire libre para la realización de las actividades educativas y de ocio, en lugar de los cerrados”, dice el Ministerio.

Respecto a la mascarilla, en Educación Infantil no es obligatoria y en Primaria, de 1.º a 4.º, tampoco será necesario su uso si se está con el grupo estable de convivencia. Si se sale del mismo se deberá llevar puesta cuando no se pueda mantener la distancia de 1,5 metros. Sí será obligatoria a partir de 5.º de Primaria y cuando no se pueda mantener una distancia interpersonal de 1,5 metros pero no cuando se esté sentado en el pupitre.

Limpieza y ventilación

Cada centro deberá disponer de un protocolo de limpieza y desinfección y la limpieza deberá hacerse al menos una vez al día, “reforzándose en aquellos espacios que lo precisen en función de la intensidad de uso, como por ejemplo en los aseos, donde será de al menos tres veces al día”.

Se deben realizar tareas de ventilación frecuente en las instalaciones y durante al menos cinco minutos al inicio de la jornada, al finalizar y entre clases, siempre que sea posible. Cuando las condiciones meteorológicas y el edifico lo permitan se aconseja mantener las ventanas abiertas el mayor tiempo posible.

¿Qué hacer si hay un caso?

El documento de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud indica que ante una persona que comienza a desarrollar síntomas compatibles con la COVID-19 en el centro educativo se seguirá un protocolo de actuación previsto: “se llevará a un espacio separado de uso individual, se le colocará una mascarilla quirúrgica (tanto al que ha iniciado síntomas como a la persona que quede a su cuidado) y se contactará con la familia”. Así, mismo se prevé que sea necesario llamar al centro de salud o al teléfono de referencia del centro. En caso de presentar síntomas de gravedad o dificultad respiratoria se llamará al 112.