Por qué la FP se ha convertido en la opción más atractiva en España

El reciente informe presentado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional revela que las matriculaciones en FP se han incrementado en más de 50.500 alumnos con respecto al año anterior.

En total el alumnado en enseñanzas de régimen general no universitarias asciende a 8.276.528 alumnos, de los cuales 4.273.011 son hombres y 4.003.517 mujeres, según los Datos Avance de las Enseñanzas no universitarias del curso 2019-2020. Zigor Maritxalar, CEO de Implika y experto en Educación, comenta la evolución que durante los últimos años ha convertido a la FP en la opción más atractiva para los alumnos españoles.

La Formación Profesional (FP) continúa aumentando su popularidad y ha dejado de estar condenada al ostracismo para convertirse en una opción con alto nivel de empleabilidad, lo que ha supuesto el crecimiento de las matriculaciones en todos sus ciclos. Pero ésta no es la única razón:

“Que la Formación Profesional cuente con una inserción laboral tan elevada no es casual. En la actualidad son los estudios profesionales más cercanos a la realidad del mercado de trabajo y dan respuesta a la necesidad presente de personal especializado en los distintos sectores profesionales.”- Destaca el CEO de Implika, Zigor Maritxalar.

Las enseñanzas de Formación Profesional presentan el incremento más significativo este año, concretamente 50.511 alumnos más que el curso anterior sobre los que destacan el Grado Medio un 5,9% y el Grado Superior un 6,6%. Una parte significativa de este crecimiento es debido al aumento del régimen a distancia, que se incrementa en un 7,1% en el Grado Medio y un 12,6% en el Grado Superior.

Este aumento en el interés de la elección de la FP frente a otras opciones está relacionada con las mejoras efectuadas en estas formaciones que, según indica Zigor Maritxalar, son las siguientes:

1.- Los nuevos itinerarios formativos aceleran los tiempos.

Las recientes sinergias entre la FP y la Universidad dan acceso a la preciada doble titulación y en solo 4 años es posible obtener un Grado Superior en Formación Profesional más un Grado Universitario, lo que supone, además, empezar una carrera profesional con una experiencia de 800 horas (aproximadamente) de prácticas en empresas. Esto aumenta el atractivo del perfil del alumno para el mercado laboral desde el primer momento.

2.- La posibilidad de un modelo educativo híbrido o a distancia.

No es tan necesario el tiempo que se invierte en las aulas como los resultados que se alcanzan. La optimización de estos nuevos sistemas de enseñanza se ha acelerado debido al confinamiento que hemos vivido. Así mismo, en España hemos aprendido a potenciar nuestra capacidad de gestión del tiempo para estudiar o trabajar, así como la autonomía para el aprendizaje. Hoy en día, estudiar en un sistema mixto (presencial y distancia) o a distancia, se ha convertido en una opción con altas garantías de éxito para los alumnos.

3.- La atenta mirada a las necesidades del mercado laboral.

Solo en lo que va de 2020 se han impulsado 80 nuevas titulaciones de FP. Esto supone la profesionalización y acreditación de competencias que hasta el momento no lo estaban y eran requeridas por el mercado laboral. Esta mirada global es necesaria para cualquier tipo de formación, ya que las posibilidades profesionales son cada vez más amplias y es necesario actualizar los contenidos pedagógicos y las titulaciones. En este sentido, la Formación Profesional a día de hoy está a la vanguardia.

Este año además las estadísticas sobre matriculación en Formación Profesional se muestran igualadas por géneros, siendo superada por las mujeres en la formación a distancia donde son clara mayoría, tanto en Grado Medio (60,3%) como en Grado Superior (60,8%).