Eligiendo el mejor Grado universitario

Fechas especiales, las que viven estos días nuestros jóvenes que han realizado las pruebas de acceso a la universidad.

Fechas especiales, las que viven estos días nuestros jóvenes que han realizado las pruebas de acceso a la universidad.
Fechas especiales, las que viven estos días nuestros jóvenes que han realizado las pruebas de acceso a la universidad.PIXABAY

Termina una etapa escolar y comienza la vida universitaria, pero antes nos enfrentamos ante la elección del grado universitario, una decisión que podrá condicionar en gran medida el desarrollo profesional futuro de los estudiantes universitarios, tanto como muy probablemente lo pueda hacer también, el lugar donde se estudie dicho grado en ciertos casos.

Y es que la elección de un grado universitario es una decisión relevante, no sólo por los conocimientos se van a adquirir, sino más bien por el enfoque profesional y las oportunidades de empleo futuro que se derivarán de ellos.

Hay perfiles de alumnos muy vocacionales, médicos, arquitectos…pero una gran parte de la población, suele elegir carreras más generalistas, donde las posibilidades futuras de desarrollo profesional generan numerosas opciones y posibilidades.

De cara a la elección de un grado universitario conviene siempre que basemos la elección pensando en el futuro, en las opciones de empleo, en las capacidades desarrolladas de cara a las funciones en la empresa...y no exclusivamente en asignaturas o contenidos sino también en la demanda del mundo profesional.

En este sentido, tenemos el Grado en Derecho o el Grado en ADE como las dos titulaciones más generalistas y también las más demandadas y con más posibilidades, aunque el mercado laboral cada vez más, está demandando especialización en los procesos de selección de talento.

Son muchos los estudiantes que, con la intención de diferenciarse del resto de candidatos en el mercado, recurren a los dobles grados e incluso deciden estudiar un segundo Grado una vez terminado el primero. El objetivo, mostrar diferenciación y a la vez mayor especialización.

Los estudios deben seleccionarse con la intención de alinear las preferencias y capacidades de los estudiantes, con las posibilidades de futuro. No cabe duda que estudiar un Grado y después un Máster, e incluso hacerlo simultáneamente, nos puede proporcionar la base de conocimiento propia de un Grado y la especialización definitiva de los Máster, tan requerida y exigida a día de hoy por el mercado laboral.

Aquí es importante que los Máster no se acaben convirtiendo en un “quinto curso” del Grado, sino que aporten esa visión práctica del mundo profesional, incluso siendo impartido por profesionales en activo además de académicos y expertos en docencia.

Precisamente el Grado en Derecho ha sido un Grado con numerosas salidas en el mundo profesional, desde las salidas hacia el propio ejercicio de la abogacía a través del Máster de Acceso a la Profesión, hasta especializaciones relacionadas con el mundo de la Bolsa, la Gestión Internacional o incluso otras más financieras, fiscales, o jurídicas en sentido más amplio, ya que el derecho no deja de ser con casi total seguridad, la parcela más amplia del conocimiento universitario.

Y es que los estudiantes de derecho suelen estar preparados para casi cualquier entorno empresarial, sobre todo si tenemos en cuenta las enormes influencias de la legislación y regulación normativa en todas las áreas de una Compañía, desde las relaciones contractuales para el área de los Recursos Humanos, los derechos de clientes en el entorno del Marketing y la Comercialización o las regulaciones internacionales para las multinacionales o los negocios en internet.

Un buen complemento para el grado en derecho, suelen ser los conocimientos en gestión, que proporcionan al alumno, junto con la base de Derecho, una formación en gestión y administración de empresas muy importante para dominar el funcionamiento de las organizaciones dentro del mercado. Por eso muchos estudiantes eligen el doble Grado Derecho + ADE, y también por eso, una buena solución es la realización de un Grado en Derecho junto con un Máster relacionado con el mundo de la empresa.

Dentro de los que eligen el Grado con Máster, podemos encontrarnos Grados en Derecho que se complementan e incluso se simultanean con Máster de especialización más generalistas o más específicos, como el Máster en Bolsa y Mercados Financieros para los más interesados en dedicarse a la inversión y los mercados…o los Máster en Management e incluso en “International Management” que pueden sumar además, la componente de formación internacional tremendamente demandada por el mercado a día de hoy.

En definitiva, el Grado en Derecho es de los Grados más demandados, por despachos, corporaciones internacionales, instituciones financieras, gestoras, PyMEs…y si además le añadimos conocimientos de empresa, las probabilidades de tener mayor número de oportunidades laborales en el mercado aumentan de una manera exponencial.

También se abre el debate en este sentido sobre la conveniencia de realizar los Máster durante o después de la realización del Grado. En este caso, no hay una fórmula perfecta, pero es una realidad que el mercado laboral exige universitarios que no posean sólo conocimientos teóricos, sino que sepan desenvolverse y aportar valor a la empresa desde lo antes posible.

Por todo ello, la Universidad lleva años trabajando para que los Grados universitarios aporten a los estudiantes, conocimientos teóricos de base, pero a la vez prácticos para saber cómo ponerlos en valor en el ejercicio profesional. De esta manera, los Máster que se simultanean con el estudio de un Grado, proporcionan al alumno los conocimientos prácticos necesarios para complementar la base teórica desde el primer curso universitario, con lo que los alumnos adquieren así capacidades de enfrentarse al mercado laboral desde sus inicios universitarios.

De hecho, Centros universitarios como el IEB, adscrito a la Universidad Complutense de Madrid, proporcionan a sus alumnos el título oficial de Grado en Derecho por la Complutense, junto con la posibilidad de simultanear con el Máster in International Management and Analytics o el Máster en Bolsa y Mercados Financieros. Una propuesta académica de Grado + Máster en 4 años, que está logrando formar a alumnos desde el primer día, con conocimientos teóricos del Grado a la vez que formación más profesional del Máster, consiguiendo que sus alumnos puedan realizar prácticas desde primer curso de Grado si lo desean, precisamente por el contenido práctico de la formación del Máster.