Por qué fracasan el 95% de los nuevos productos que se lanzan al mercado (y cómo puedes evitar que te pase a ti)

El programa Diseño de Soluciones Eficaces con MITdesignX reúne las herramientas y habilidades necesarias para guiar a un equipo a hacia la toma de soluciones eficientes

Muchas empresas fracasan porque no saben lo que quiere el consumidor
Muchas empresas fracasan porque no saben lo que quiere el consumidor FOTO: La Razón

Al año se lanzan cerca de 30.000 nuevos productos al mercado y el 95% fracasan, según Clayton Christensen, profesor de la Harvard Business School. Y nadie es inmune. En el saco de los fracasos descansan las Google Glass (después de millones de dólares de inversión nadie sabe qué ha sido de ellas), la New Coke que Coca-Cola lanzó al mercado en 1985 (en realidad se trataba de una nueva fórmula en la que se sustituía el azúcar común por el maíz de alta fructosa) o el lanzamiento en 1982 de Colgate Kitchen Entrees (en efecto, Colgate, una empresa dedicada a la venta de productos de higiene bucal, decidió lanzar su gama de comida precocinada).

Estas empresas grandes pueden permitirse el lujo de perder unos cuantos millones de dólares en el desarrollo de esos productos. A fin de cuentas, en la hoja de ruta de la innovación, gran parte del camino es un ensayo y error. Sin embargo, en startups o empresas pequeñas que nacen para ofrecer un único producto, un producto poco convincente puede ser fatal. Si falla el producto, fracasa la empresa. Por ello, el 92% de las startups se hunden en los 3 primeros años de echar a rodar.

¿Cómo es posible que tan solo sobrevivan el 5% de los productos que se lanzan al mercado? La doctora Svafa Grönfeldt, faculty del programa Diseño de Soluciones Eficaces con MITdesignX, que imparte MIT Professional Education online y en español, sostiene que “muchas innovaciones fracasan porque introducen productos y/o soluciones sin que exista realmente una necesidad. No hay un mercado para las soluciones que han creado”.

Muchas empresas lanzan productos al mercado ignorando a los consumidores. “Algunos de estos fracasos se producen por falta de empatía por parte de las empresas y porque los que toman las decisiones no se toman el tiempo necesario para estudiar y comprender cuál es la necesidad real del cliente. Al no ponerse en su piel, luego se dan cuenta de que no existe mercado para las soluciones que han creado”, argumenta la experta.

Steve Jobs llevó a lo más alto a Apple porque sabía lo que quería el consumidor. Lo importante para él no era la tecnología, sino la experiencia del usuario. En 2006 dijo: “Hay mucha tecnología en busca de un cliente. En otras palabras, muchas compañías hacen cosas porque es técnicamente posible, pero al final a nadie le importa y nadie quiere comprarlas. Creo que lo difícil es encontrar aquello que se puede hacer y aquello que la gente quiere”.

Buscar soluciones es algo intrínseco en el ser humano. Pero son tantos los fracasos que hay que contar con las herramientas necesarias para identificar, comprender, encuadrar, adaptar y priorizar soluciones. Grönfeldt señala que “el programa Diseño de Soluciones Eficaces con MITdesignX reúne las herramientas y habilidades necesarias para guiar a un equipo a hacia la toma de soluciones eficientes. Los cambios en nuestra vida cotidiana y en el entorno de las empresas obligan a las organizaciones a reexaminar su estrategia hacia sus mercados, sus empleados y sus clientes”.