«Me parece exótico que la investidura dependa de mí»

La abstención del diputado de Nueva Canarias sería decisiva para que Rajoy saliera elegido.

Pedro Quevedo, diputado electo de Nueva Canarias (NC), en una audiencia en el Palacio de la Zarzuela con Felipe VI
Pedro Quevedo, diputado electo de Nueva Canarias (NC), en una audiencia en el Palacio de la Zarzuela con Felipe VI

La abstención del diputado de Nueva Canarias sería decisiva para que Rajoy saliera elegido.

Se presentó a las elecciones del pasado domingo en coalición con el PSOE, pero su voto puede ser decisivo para facilitar la investidura de Mariano Rajoy. Pedro Quevedo, el líder de Nueva Canarias (NC), tiene en su mano una hipotética investidura del líder del PP aunque, según reconoce a LA RAZÓN, la posibilidad de que la futura gobernabilidad de España, tras más de seis meses de bloqueo institucional, esté en manos de una sola persona, le parece «poco serio».

Y es que, tras las apuestas sobre cómo se puede formar gobierno con los nuevos resultados electorales, el diputado canario se vislumbra como el parlamentario del voto de oro, el escaño bisagra» que podría darle la mayoría absoluta a Mariano Rajoy haciendo, eso sí, algunos números.

Primera premisa. El PP debería garantizarse el apoyo explícito de los 32 diputados de Ciudadanos. Sumaría entonces 169 síes. Segunda premisa: sumar a ese bloque por la investidura los cinco escaños del PNV y el de Coalición Canaria. En total, 175 escaños, a uno de la mayoría absoluta. En segunda vuelta, cuando el candidato únicamente precisa más votos favorables que contrarios a su investidura, es cuando el voto de Quevedo valdría su peso en oro, pues su mera abstención decantaría la balanza en favor de Rajoy, resultando insuficientes los 174 votos contrarios de PSOE, Unidos Podemos, CDC, ERC y Bildu.

Quevedo se siente abrumado por esa responsabilidad. «Esa aritmética es producto del ejercicio matemático de alguien. Tenemos un acuerdo serio y público con el PSOE para apoyar la investidura de Pedro Sánchez y lo vamos a cumplir. ¿Plantear otra situación? Tendríamos que analizarlo primero con el propio partido socialista. De momento, no tenemos interés, tenemos que hablar con más profundidad con el PSOE, pero ese planteamiento me parece, si me permite la expresión, hasta exótico», asegura el político canario, fiel a su alianza electoral con el PSOE en Canarias, que sin embargo incluía su paso al grupo mixto tras el 20-D.

«Para empezar, no soy sólo Pedro Quevedo el diputado, soy Pedro Quevedo el diputado de Nueva Canarias. Esto parece la “conspiracioncita” de alguien, porque es que habría que ver incluso lo que haría el PNV, cuyo perfil también haría complicado esta suma. Sería inmaduro apoyar ese pacto, porque Nueva Canarias ha sido extremadamente crítica con la postura y los programas del señor Rajoy». El parlamentario electo dice que estar a favor de la gobernabilidad no significa facilitar acuerdos así. «Esto no es serio», se queja. «A raíz de lo que se está diciendo lo hemos hablado en Nueva Canarias a salto de mata y lo que hemos concluido es que es poco razonable. A la primera persona que le escuché este planteamiento fue a Ana Oramas, de Coalición Canaria, y me sorprende que ya nos quiera incluir en esa suma». «Lo que sí le puedo decir –añade– es que me queda claro que el encargado de tratar de alcanzar los apoyos suficientes ha de ser Rajoy. Es lo que tiene que hacer ahora, buscar esos acuerdos. Y a mí, de momento, nadie me ha buscado para eso».