Análisis del voto: Resucita el bipartidismo

Los partidos tradicionales resucitan como consecuencia de las peleas entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón y la ambición de Albert Rivera por superar a Pablo Casado.

Los partidos tradicionales resucitan como consecuencia de las peleas entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón y la ambición de Albert Rivera por superar a Pablo Casado.

Si hace cinco años se le dio carta de defunción al bipartidismo, el resultado de estas elecciones refleja el regreso de las formaciones tradicionales que son la opción preferida entre la mayoría del electorado.

PABLO SIMÓN-Profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Carlos III

Ser la primera fuerza no significa gobernar

Aunque el mapa de España se ha vuelto a teñir de rojo, esto no significa que el PSOE vaya a gobernar ya que ser la primera fuerza en un contexto fragmentado es, a efectos prácticos, irrelevante. Sirva como ejemplo Andalucía donde Susana Díaz ganó las elecciones y no gobierna. Por lo tanto, el color de las provincias nos dice muy poco. Mientras que en las elecciones generales, el sistema electoral tiene un sesgo mayoritario importante en aquellas provincias de menos de cinco diputados, donde la traslación en escaños si eres el primer partido es notable. En este caso, no es así. Existe una gran proporcionalidad superada la barrera electoral del cinco por ciento. Así que ser la primera fuerza no sirve de nada si después no eres capaz de articular mayorías de gobierno. Por otro lado, Ciudadanos se fijó unas expectativas equivocadas porque matemáticamente era casi imposible que superase al PP y se convirtiera en el líder del bloque de derecha. En cuanto a la menor participación, la principal razón es el cansancio electoral.

EDUARDO GONZÁLEZ VEGA-Profesor de la Universidad Camilo José Cela (UCJC)

El liderazgo de Iglesias, en entredicho

Podemos es uno de los partidos que más se jugaba en estas elecciones y su resultado confirma la situación delicada en la que se encuentra la formación de Pablo Iglesias ya que ha perdido mucho apoyo, lo que sitúa a su líder en una situación muy preocupante. Hemos visto cómo en la izquierda están triunfando los personalismo frente a los partidos por lo que el golpe es mucho mayor. El futuro de Iglesias pasa por presionar para entrar en algún Gobierno para realzar su figura y ganar protagonismo. Por otro lado, el escenario fragmentado que resulta de las elecciones no es nada nuevo en las municipales y autonómicas, ya que viene siendo lo habitual. Veremos al juego que se prestan los partidos porque a la hora de pactar y formar gobierno acabarán decidiendo cuestiones específicas por territorios más que una estrategia general. En la política municipal, estamos acostumbrados a gobiernos que luego resultan inestables y no duran, más de dos años.

JORGE VILCHES- Profesor de la Universidad Complutense de Madrid y politólogo

El bipartidismo jugó en todas la plazas

El resultado confirma que estamos en un ciclo de crecimiento del PSOE y de hegemonía del partido de Pedro Sánchez, aunque sea débil. Por otro lado, la mejoría del PP –respecto a las nacionales – se explica por dos factores: el primero que los populares al igual que los socialistas son los dos únicos partidos que se han presentado en todos los municipios y comunidades de España, por lo que los de Casado han recogido votos de votantes de Ciudadanos y Vox que al no presentarse formación deciden optar por el mal menor que para ellos es el PP. En segundo lugar, muchos votantes de derecha vieron que en las generales, la fragmentación del voto llevó a Sánchez a Moncloa, y una vez superado el momento de protesta contra el «marianismo», ahora han decido volver a votar al PP.

ROBERTO RODRÍGUEZ-Experto en Comunicación Política de la Universidad Pontificia de Comillas

Un hito del PSOE que no se producía en años

La victoria del PSOE en prácticamente todas las comunidades autónomas es un hito que no se producía desde hace muchísimos años y tiene aún más significado si tenemos en cuenta que hace dos años había una corriente generalizada de opinión en torno al momento tan difícil que estaba atravesando el partido, hasta el punto que mucha gente empezó a hablar de la posibilidad de la fragmentación del partido o su conversión en una formación minoritaria como ocurrió en Grecia. Desde luego estamos ante la recuperación del PSOE y de los partidos tradicionales, a los que de alguna forma también se les dio carta de defunción hace unos años.

VERÓNICA FUMANAL- Fundadora de la consultora Politikomn y politóloga

Pinchazo de la burbuja de los de Abascal

Hemos visto que la participación no ha sido líneal. El poder de arrastre de los alcaldes y las personas, más que los partidos, ha sido importante. El pobre resultado de Vox, en el cómputo global, se debe a que el partido no tiene candidatura en muchos municipios. Por otro lado, en las generales se pinchó el globo. Tuvieron muy buen resultado pero por debajo de las expectativas que ellos crearon y ese efecto desmovilizador y de explosión de la burbuja ha hecho que en esta elección no fueran con la misma ilusión que en las generales. Se abre un ciclo político de hegemonía de la izquierda donde se revierte la aquella tendencia a la baja donde la socialdemocracia parecía que iba a desaparecer.