2-M: paseos y ejercicio físico

Si el desarrollo del virus sigue siendo favorable, se permitirá la práctica de actividad física de forma individual y dar paseos con las personas con las que se conviva

Por segundo día consecutivo, el número de altas superó ayer a los nuevos contagios en España. Unos datos que “invitan a un razonable optimismo” y que han hecho que el Gobierno se abra a seguir “aliviando” el confinamiento de los ciudadanos, después de seis semanas sumidos en el estado de alarma. A la prerrogativa de que los menores de 14 años puedan comenzar a salir a la calle a partir de hoy a dar paseos cortos acompañados de un adulto responsable, se sumará a partir del 2 de mayo la posibilidad de hacer ejercicio físico al aire libre de manera individual o ampliar esos paseos al resto de personas que conviven bajo el mismo techo. Así lo anunció ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que condicionó estos “avances” a que la evolución del virus mantenga la actual dinámica favorable, que permite asegurar que “estamos doblegando la curva”, y se sigan cumpliendo las normas de confinamiento como hasta ahora. “Si es así, tendremos una nueva conquista en nuestro propio beneficio”, señaló Sánchez. No obstante, el jefe del Ejecutivo no explicó los criterios en base a los cuales se producirán estas salidas, si serán -por ejemplo- extensivas al colectivo de mayor riesgo que suponen las personas de avanzada edad, y emplazó a una futura orden ministerial de Sanidad para detallar el contenido concreto.

El presidente anticipó en una comparecencia pública en Moncloa la inminencia de esa segunda etapa que será la “desescalada” y que se extenderá durante “todo el mes de mayo y veremos qué pasa en junio”, destacó el presidente, dando por hecho que se mantendrá el estado de alarma, aunque se irá modulando en función del desarrollo de la pandemia para ir relajando las medidas restrictivas. En todo caso, esta “desescalada será gradual”, es decir, que las actividades se irán recuperando por etapas; “asimétrica”, dependiendo del territorio en el que se viva y “coordinada”, pues se regirá por “unas mismas reglas, aunque se aplique en lugares distintos”. “El virus no entiende de lindes administrativos”, advirtió Sánchez. Una llamada de atención a quienes desde sus comunidades autónomas han amenazado con comenzar a “desescalar” de forma unilateral, como es el caso de Cataluña. Toda la “desescalada” se dirigirá por “un mismo cuadro de mando integral”, en base a un sistema de marcadores cuantitativos y cualitativos, que será accesible al ciudadano para que pueda conocer los criterios objetivos que regirán su situación. “Entramos unidos y vamos a salir unidos como país”, arengó el presidente, para apuntar que esta desescalada será “a diferentes velocidades, pero en equipo”. El objetivo es seguir avanzando, pero consolidando los pasos ya dados.

El presidente del Gobierno en su reunión por videoconferencia hoy con las Comunidades Autónomas acabará de "afinar” el “plan para la desescalada” que tiene previsto aprobar el próximo martes en el Consejo de Ministros. Tras la reunión, el propio Sánchez anticipó que volverá a comparecer para dar cuenta de los detalles. Se quiere aportar la opinión de los territorios al criterio de los expertos que ya han elaborado un informe independiente para tal fin. El Gobierno lleva trabajando desde hace semanas en este plan de desescalada, que requiere la unidad de las comunidades autónomas. Algunas de ellas no entienden que con sus buenos datos de contagios no puedan avanzar antes que otras regiones. En este sentido, Sánchez quiso recordar que “no hay ningún territorio al margen o que no sea vulnerable al virus” y advirtió a quienes “se sientan guarecidos y puedan tener la tentación de saltarse las normas” que un paso en falso podría hacerles daño a ellos y a los demás. Por ello, pidió trabajar “en equipo”. “Esto no es una carrera para ver quién abre el primer centro comercial o el pequeño comercio. Esto es una tarea en equipo, no el primero que llega a la meta”.

Los uniformados “han cumplido su misión”

Sánchez recordó que para abrir ciudades o negocios se seguirán estrictos criterios objetivos, fijados ya por la OMS como la capacidad sanitaria, la identificación y el ritmo de contagio o la capacidad para aplicar las medidas de higiene y distanciamiento social. La clave es no poner en riesgo por la precipitación, los avances ya registrados. El presidente quiso justificar en “esta nueva etapa que se abre a partir de mañana -por hoy-” la ausencia de los uniformados en las ruedas de prensa del comité técnico, porque para los responsables de Defensa e Interior (Policía y Guardia Civil) “la misión está cumplida” y en esta nueva etapa “los portavoces tienen que ser otros”.