Los independentistas aprovechan el debate de su ilegalización para pedir la de Vox

Vox destaca que “el nacionalismo es incompatible con la democracia” y subraya que “es hora de que se sometan a las reglas del juego”. Cs se abstendrá y PP critica la “unilateralidad” de la propuesta que solo se puede lograr reformando la Constitución

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros fue el encargado de defender la ley de modificación de la ley electoral en la que proponen la ilegalización de partidos de partidos independentistas como ERC, JxCat, CUP o Bildu. Vox consideró de “día histórico” y “oportunidad infrecuente” el llevar a cabo medidas importantes para la democracia. Acusó al Gobierno de llevar tiempo “manipulando” el concepto de democracia y recordó qué es lo que distingue una democracia de la que no lo es: "No es que se vote cada cuatro años -en Cuba ocurre cada 5 años- sino que los poderes públicos se sometan a la Ley, sin que se modifique ni altere ni con un referéndum ilegal, ni presión en las calles, ni con terrorismo, dijo Espinosa de los Monteros.

Por ello consideró que una democracia “tiene que tener los instrumentos necesarios para defenderse” cuando la asfixian. El portavoz de Vox indicó que “ni el terrorismo de ETA, apoyado por Bildu; ni los referéndums catalanes, ni el plan Ibarretxe tiene cabida” en nuestro ordenamiento constitucional. “Son incompatibles con nuestros principios fundamentales”, apuntó.

En su exposición de motivos, Vox defendió los títulos preliminares de la Carta Magna y puso en valor la defensa de esos principios y protegerla de “uno de sus principales enemigos: los nacionalismos”. Espinosa de los Monteros criticó que son muchos años de “blanquear posiciones políticas”. Indicó que "muchos tienen suite en el hoteles de lujo, visten trajes elegantes y otros, pese a que no disfrazan su radicalidad “se han acostumbrado a verlos por aquí y a negociar con ellos los gobiernos”. Consideró que es un “éxito de los nacionalistas” haberse paseado como demócratas al tiempo que se mostró convencido de que tratarán de quitarles hoy el carné de demócratas a Vox, pero, advirtió: “No los tenemos miedo”.

Vox insistió que “el nacionalismo es incompatible con la democracia”. “Es hora de que se sometan a las reglas o abandones el terreno de juego”, les espetó. “Se han creído investidos de algún tipo de autoridad moral, pero su juego se ha terminado. Carecen de la superioridad moral”. Recordó que Francia, Italia o Alemania consideran a los partidos nacionalistas “incostitucionales”. Vox puso en valor la ley de partidos que acabó con el brazo político de ETA, Batasuna. Instó a los partidos a votar a favor de su propuesta porque “no ilegalizarlos sería traicionar lo que juramos. Más vale tener cicatrices por intentarlo que la piel intacta por no intentarlo" y concluyó con un: "¡Viva España!”.

Ilegalizar a los de Abascal

El órdago por parte de Vox a los partidos independentistas y nacionalistas tuvo su respuesta en el hemiciclo por parte de la CUP, Bildu y el PNV, quienes pasaron a darle la vuelta a la proposición no de ley y a apuntar a la ilegalización de Vox.

Desde la CUP, su portavoz Mireia Vehí ha pasado a cargar contra los de Abascal, a quienes calificó como la “expresión del aparato español ante la situación de crisis de legitimización” y contra quien cargó por “negar la violencia machista y por ir en contra de los derechos de los inmigrantes”. Censuró también al Gobierno por no combatir con un programa político a partidos como Vox. “Prefieren la batalla dialéctica porque da votos”, dijo.

En el turno de réplica de Bildu, su portavoz Mertxe Aizpirua aseguró que la propuesta de Vox “no es una novedad” y confió en que ·la mayoría de la Cámara Baja la rechace. A su juicio, la iniciativa no es una “locura” porque “hace nueve años en el País Vasco alentaban el PP y PSOE” con la misma medida. “Durante años hemos sido ilegales, se nos ha dicho que nuestro proyecto era ilegal en repetidas ocasiones”, dijo. En cuanto a la proposición de ilegalizar a partidos como Bildu, la portavoz contestó con una pregunta. “¿Pretenden autoilegalizarse?”, dijo para fundamentarse en que Vox “vulnera los derechos de colectivos vulnerables”. “Ustedes han descrito las razones para ilegalizarse a ustedes mismos, pero nosotros no lo pediremos porque creemos en la democracia frente al fascismo”, aseguró.se

Desde ERC, su portavoz Gabriel Rufián ha tildado la propuesta de Vox como una “catetada, una chapuza y una cafrada” y ha desmentido a los de Vox cuando aseguraban que en Italia o en Francia los partidos independentista están ilegalizados. “Es mentira”, ha dicho. Para finalizar ha llamado a los partidos de la izquierda en el Congreso a “plantar cara a nivel político” a Vox, porque –advirtió “lo que hoy es una chapuza-en referencia a la proposición de ley presentada- mañana puede ser un real decreto. Si callamos esta gente gobernará”, ha lamentado.

Desde Unidas Podemos, la diputada Pilar Garrido Gutiérrez, aseguró que la reforma de Vox “está hecha en clave retrógrada y fascista” y verbalizó que a su juicio, lo que se pretende “es achicar la democracia”. “Parece que lo que más le atrae a Vox es pensar en esa España monocolor de partido único y de único ideario”.

Desde Más País, Íñigo Errejón reprochó al partido de Abascal que quiera ilegalizar a los independentistas y nacionalistas y dijo que también les apuntara “en la lista” a sus dos diputados de Más país. “Es imposible que ustedes amen a España si odian a más de la mitad de la gente de este país”. El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, al igual que la CUP se preguntó sí a lomejor “debemos ilegalizarles a ustedes”, en referencia a Vox y aseguró que “si se aprobara esta ley se estaría ilegalizando el pensamiento de millones de personas”.

Cs y PP no la apoyarán

Por su parte, Cs indicó que se abstendrá ya que “no nos negamos a que se tramite”, pero “no creemos que prohibir ideas los debilite”, en referencia a los partidos nacionalistas. Los de Arrimadas indican que ellos tienen su propia propuesta como la de establecer un corte democrático electoral del 3% para que las formaciones políticas que no obtengan ese total de voto nacional no tengan representación en el Congreso. También, los naranjas llaman a que los partidos no nacionalistas se pongan de acuerdo “para restarles fuerza”.

El diputado del PP, Bermudez de Castro, quien fuera ponente de la ley de partidos en el 2000 indicó que los populares no aceptarán la Proposición de Ley de Vox por ser “unilateral y que pretende ilegalizar a todas las fuerzas políticas y apuntó que eso es “inconstitucional”. “Cuando se defiende la Constitución hay que defenderla entera”, indicó. Los populares recuerdan que las pretensiones de Vox “solo se consiguen mediante una reforma" de la Carta Magna y que ésta solo “acabaría fortaleciendo y convirtiendo en víctimas a quienes queremos debilitarla”. Además, subrayó que ya hay una ley de partidos que sería aplicada si cualquier partido quisiera asumir la persecución del adversario, coaccionar, o imponer ideas a través de la violencia.