Podemos acusa al PSOE de “alinearse con los ultras” por impedir que se investigue a Don Juan Carlos

Los socialistas votan con PP y Vox en la Mesa del Congreso para tumbar la comisión contra el Rey Emérito

La Mesa del Congreso de los Diputados ha tumbado hoy la comisión de investigación al Rey emérito. A pesar de que los letrados de la Cámara habían avalado jurídicamente la propuesta registrada por Unidas Podemos, su socio en el Gobierno, el PSOE, ha rechazado que prospere, tal como anticipó ayer este diario. Los socialistas han unido sus votos, como en ocasiones precedentes, a los de Partido Popular y Vox para rechazar una nueva ofensiva de sus aliados dentro y fuera de la Moncloa.

El partido de Pedro Sánchez ha obrado siguiendo su objetivo de proteger a la institución monárquica, pero esta vez lo ha hecho sin el parapeto que, hasta ahora, le habían garantizado los servicios jurídicos del Congreso. Los letrados, que hasta ahora habían defendido la inviolabilidad del Rey y que el Congreso no tiene entre sus funciones fiscalizar a la Casa Real, no vieron ayer impedimentos legales para que prosperase la propuesta registrada por Podemos, ERC, el Grupo Plural, EH Bildu y el Grupo Mixto. En esta ocasión, estos partidos habían logrado burlar el veto que había rechazado sus peticiones precedentes sin referirse explícitamente a la Casa Real y poniendo el foco en el uso de dinero sin declarar del empresario mexicano Sanginés-Krause para pagar gastos privados.

La decisión del PSOE de oponerse a las pretensiones de sus socios ha abierto una nueva grieta en el Ejecutivo de coalición. Aunque las diferencias entre los socios por el modelo de Estado son “asumidas” por ambos partidos, el portavoz morado en el Congreso, Pablo Echenique, ya advertía ayer de que una vez avalada la petición por los letrados, no cabían “excusas”. “A partir de ahora, la decisión es puramente política”, dijo, quien considera que los socialistas no tienen “argumentos jurídicos” que justifiquen el veto en la mesa del Congreso. Además, a juicio del grupo parlamentario confederal es “una vergüenza” que el PSOE, PP, Vox rechacen que se inicie la investigación e implica tratar a la Casa Real como una “monarquía saudí”. Avisan, sin embargo, que pese al rechazo, seguirán insistiendo en que desde la Cámara Baja se investigue el caso. Desde el PSOE, por su parte, ya anticipaban que no apoyarían la comisión y que el informe de los letrados no es “vinculante”.

No por “asumida”, la posición de los socialistas ha sentado bien en el partido de Pablo Iglesias, que ha cargado duramente contra sus colegas de coalición, a quienes ha acusado de “alinearse con la derecha y los ultras” para “proteger los privilegios”. La crítica se vierte públicamente en Twitter y desde el propio Gobierno, por la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, hacia su compañera de Gabinete, la ministra de Defensa, Margarita Robles, que esta mañana acusó a los morados de “cuestionar las instituciones” por pedir con insistencia que se investigue al emérito. El propio portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique ha respaldado a su compañera de partido, asegurando que el veto del Congreso es el que “hace daño a las instituciones”. “Lo que hace daño a las instituciones no es que se investigue si se encuentran presuntas ilegalidades, sino que no se investigue”, ha advertido esta mañana. Poco después la ministra de Defensa ha tratado de zanjar la polémica con sus socios de Gobierno y, preguntada en rueda de prensa desde Moncloa por el asunto ha asegurado que se encuentra centrada en su trabajo. “Estoy centrada en este trabajo duro y no tengo tiempo para leer tuits”, ha afirmado.

Desde la cuota morada en el Gobierno no han rehuido en disimular las diferencias que mantienen con la titular de Defensa, Margarita Robles, a quien la han señalado en varias ocasiones de ser la “ministra favorita de los poderes que quieren que gobierne el PP con Vox”. De hecho, Ione Belarra se ha convertido en el ariete más representativo de Unidas Podemos contra la ministra de Defensa. Y es que cuando Robles, en medio de una de las discrepancias entre los socios de Gobierno en noviembre por los desahucios, ésta pidió unidad en torno al presidente del Gobierno, y valoró que era “difícil de entender” que en un Ejecutivo fuese Gobierno y oposición al mismo tiempo”. Ante estas declaraciones, la también dirigente de la formación morada la censuró por “hacer daño” al Gobierno. “Ser humilde es no dejarse adular por la derecha mediática. “Cuando eres la ministra favorita de los poderes que quieren que gobierne el PP con VOX, quizá estés haciendo daño a tu Gobierno”, criticó.