Madrid

Elecciones de Madrid: PP y Vox rozan la mayoría; Ciudadanos resiste

Ayuso y Monasterio suman 68 escaños, a uno de la gobernabilidad, pero los naranjas tienen la llave. La izquierda no rentabiliza la llamada a la movilización y se queda con 61 escaños, tres menos que en 2019

Thumbnail

La campaña iniciada por la izquierda y, en particular, por Unidas Podemos contra el Partido Popular, lejos de debilitar a Isabel Díaz Ayuso, la refuerza y aleja el escenario de cambio de color político en la Asamblea de la Comunidad de Madrid. Además, la presidenta madrileña, sigue creciendo semana a semana. Si bien la batalla por Madrid se jugará hasta el minuto de descuento, lo cierto es que la balanza se sitúa claramente a favor del bloque de derechas. PP y Vox están ya a un escaño de la mayoría absoluta, en detrimento de la alianza de izquierdas y particularmente del PSOE, que no logra su objetivo de rentabilizar el descenso de Ciudadanos, a la par que el deseado “efecto Iglesias”, se desdibuja.

Las elecciones de la Comunidad de Madrid se viven ya como un plebiscito entre Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez. La gestión de la pandemia y el plan de vacunación sirven de azote entre ambos líderes. Y a día de hoy, va ganando la presidenta regional. Síntoma de ello es que son los aparatos de Moncloa y del PP madrileño los que capitalizan el desarrollo de la campaña electoral que se iniciará este sábado por la noche. El escenario que dibuja la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN convierte a Ciudadanos en partido decisivo en los dos bloques; o bien para facilitar un gobierno de derechas o para frustrar sus planes y abocar a la repetición electoral, puesto que Cs con PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid no suma.

A escasos 21 días de que se celebren unos comicios autonómicos que se viven a nivel nacional debido a la necesidad del PSOE de conseguir «la joya de la corona». Para el PP implica asentar el liderazgo de Pablo Casado e impulsarlo a la Moncloa y, en el caso de Unidas Podemos, significa buscar su supervivencia, más aún después del paso adelante dado por Pablo Iglesias. El escenario parece hoy determinante. El PP logra 58 escaños y el 41,7 por ciento de los votosdos más de los que tenía hace dos semanas según NC Report– y Vox se quedaría con 10, dos menos y el 10,8% del electorado. Lo que coloca a ambos partidos a un escaño de la mayoría absoluta, que se sitúa en 69 escaños. Estos datos convierten en imprescindible a Ciudadanos, que a pesar del descenso respecto a 2019 (19 escaños menos en dos años) se mantiene este mes con siete asientos en la Asamblea. Aguanta la formación de Inés Arrimadas, y aleja el fantasma de la desaparición tras el epicentro iniciado en Murcia y pasa a ser decisivo para que Díaz Ayuso revalide la puerta del Sol, con el apoyo de Vox. Consigue siete escaños, desafiando la barrera del 5%, que pueden, o bien, contribuir a la formación de un gobierno liderado por el PP, o a bloquearlo. Díaz Ayuso y Rocío Monasterio suman 68 escaños y PSOE, Unidas Podemos y más Madrid 61. Si los naranjas se alían con la izquierda, igualan los bloques, lo que abocaría a la repetición electoral.

Los socialistas, que fueron primera fuerza en 2019, siguen relegados a la segunda plaza como hace dos semanas pero perdiendo un escaño. Con 35 escaños y un 0,5 por ciento menos en intención de voto no logran capitalizar el descenso de Cs. De hecho, solo convencen al 4,3% del electorado naranja. Es el PP quien se lleva la baraja, en este caso, atrayendo al 57,5% de los de Arrimadas. La entrada en escena de Pablo Iglesias en la política madrileña le roba el 3,6% de los votos a los socialistas, si bien los morados se encuentran a la baja, perdiendo 0,6% de su electorado, y estancándose en los doce escaños, lo que confirma que el plan de supervivencia de Podemos con Iglesias renunciando a su vicepresidencia en Moncloa todavía no logra enganchar al electorado de izquierdas, a pesar de apuesta por dar la vuelta al marcador con la movilización de los municipios del sur. Quien no se recupera respecto a 2019 es Más Madrid, que, pese a ganar un escaño en dos semanas, se resiente por la entrada de Iglesias en la política regional. A él cede ya el 12,2% de su electorado. Misma bolsa de votantes se escapa ya a la sede socialista madrileña. Con 14 escaños, sitúa a la izquierda en 61 escaños -tres menos de los obtenidos en 2019- frente a los 75 que lograrían PP, Vox y Cs.

La evolución del voto, a escasos días de entrar en la campaña electoral, confirma que a la derecha el único partido que sube es el PP, lo que hace que el bloque de derechas suba medio punto, Vox baja 1,2 puntos y Cs se mantiene mientras que a la izquierda solo aumenta Más Madrid. Su subida de 0, 8 puntos, sin embargo, se ve lastrada por la bajada de PSOE y UP que retroceden 1,1 puntos entre ambos en tan solo dos semanas.

En una campaña agresiva y capitaneada por Unidas Podemos para movilizar el voto obrero, la encuesta de NC Report refleja que, a día de hoy, los cálculos de Moncloa y de los morados de conseguir desplazar a Ayuso de su despacho en la Puerta del Sol, fracasan. La izquierda fía el cambio de gobierno en el resultado de la participación. A partir del 70 por ciento, dicen, ganarían. Sin embargo, la realidad es tozuda. Los morados analizan que, si no gana la izquierda es porque el electorado del barrio del sur no está movilizado y es por ello que llaman a la «mayoría silenciosa» frente a esa «minoría» que, a su juicio es el votante del barrio Salamanca y que decide el gobierno regional. Iglesias ve su nicho ideológico en estos barrios humildes, a pesar de que en las últimas elecciones no logró el liderazgo. En ninguno de los 12 feudos claves del sur, Unidas Podemos llegó al 11%. Sus esfuerzos se dedican en focalizar sus ejes de campaña en estos municipios, pero lo cierto es que la participación en las elecciones del 4-M, hoy, se situaría en unos términos muy similares a los cosechados en 2019, en el 64,6%, subiendo tan solo tres décimas. Parece determinante la mayoría de PP y Vox si Cs se abre a ser la llave de la gobernabilidad.