Antonio López Istúriz: «Está en juego la pérdida de derechos y los fondos europeos»

Advierte de que la denuncia de los jueces ante la UE recuerda a cómo empezaron en Hungría y Polonia y destaca que puede remediarse “si el Gobierno atiende a razones”

Entrevista Antonio López Isturiz
Entrevista Antonio López IsturizGonzalo Pérez MataLa Razón

Más de 2.500 jueces han pedido a la Unión Europea que intervenga en España por el «riesgo de violación grave del Estado de Derecho». El eurodiputado y secretario general del PPE subraya que este es un tema que preocupa en Bruselas y avisa de que el Gobierno aún está a tiempo de rectificar.

–Los jueces acuden a la UE por los ataques del Gobierno al Poder Judicial. ¿Qué está en juego?

–Así empezó Víktor Orban, exactamente igual. Los jueces húngaros empezaron a protestar por reformas que no estaban haciendo bien en el Poder Judicial y acabaron con una aplicación del artículo 7 del Parlamento europeo. Así empezó Polonia, porque sus jueces se fueron a la UE a quejarse, y se activó un mecanismo porque ahora, la UE está muy sensible en cuanto a la protección del Estado de Derecho.

El propio Sánchez votó por incluir la cláusula del Estado de Derecho vinculándolo a los fondos europeos. Pero, cuidado, los fondos no dependen del artículo 7. Si hay una revisión de dichos fondos por parte de la Comisión, y hay un informe negativo, se pueden retrasar.

–¿Cómo se ha recibido la reforma judicial del Gobierno de Sánchez?

–Se percibe mal todo lo que tenga que ver con interferencias del Poder Judicial. El mal es endémico en este país, donde los jueces se eligen por criterios políticos, donde se incardinan en grupos que se llaman conservadores y progresistas. Yo creo que los jueces no tienen que ser ni lo uno ni lo otro; pueden votar lo que quieran, pero no pueden estar metidos en organizaciones ideologizadas. Eso es aberrante.

Reforma del CGPJ

–Pero el PP está en ese reparto de jueces...

–Pablo Casado presentó a Sánchez la posibilidad en la que se dejase de interferir, pero Sánchez la rechazó. Todo viene a raíz de incluir a Podemos en la negociación, cosa que el PP rechazó. Esto preocupa muchísimo. Ya la Comisión Europea dio un toque en octubre y también la asociación de jueces europeos.

-Ahora que no está Pablo Iglesias en el Gobierno cree que es más fácil llegar a ese acuerdo?

-Yo no me dejo engañar. Pablo Iglesias se ha ido de campaña por Madrid, pero el Gobierno de Pedro Sánchez sigue sostenido por Podemo,s y sigue teniendo una vicepresidenta y ministros de Podemos. Está ahí, para mí no cambia nada.

-¿Cómo tienen la despolitización de la justicia el resto de los estados miembros?

-Hay de todo, ahora no recuerdo exactamente, pero hay países donde se elige políticamente la cúpula y en otros no. En España creo que es bueno que el Poder Judicial no esté interferido. Pero el Gobierno tiró al final por la calle de en medio y ha intentado reformar el CGPJ sin ningún tipo de apoyo de la oposición. Esto rompe con el sistema tradicional que si bien, no era el ideal, por lo menos daba cierta garantía de equilibrio y eso se ha roto cuando presentó la reforma sin consenso con la oposición.

-¿El Gobierno consultó a la comisión de Venecia -órgano consultivo y no deliberativo- su decisión de reforma como se recomienda en la UE?

-No nos consta, porque tendría que haber un escrito de la comisión de Venecia diciendo si esto está bien o mal. Solo la pueden activar gobiernos y parlamentos estatales. Y, el propio gobierno no va a activar a la comisión de Venecia para que les dé una opinión contraria a sus intereses.

–Los jueces piden sanciones por la intromisión al Estado de Derecho. ¿Cuáles se aplicarían?

– En el peor de los escenarios, el artículo 7 –la suspensión de derechos dentro de la UE, incluido el voto en el Consejo –. Pero antes de eso, hay otras cuestiones como la revisión semestral de los fondos europeos y si hay indicios de que no se está cumpliendo el Estado de Derecho en un estado miembro, la comisión puede paralizar motu proprio su entrega con todo lo que eso conlleva.

–¿Qué supone esto para la imagen de España?

–Para la imagen de España es un golpe tremendamente negativo. Ahora, los funcionarios de la UE que vienen a nuestro país lo harán con otra onda. Por mucho que fuera un viaje que ya estaba agendado, indudablemente esto cambia. Creo que vamos a tener que estar muy atentos al informe de la Comisión Europea, porque no creo que, tal y como está la situación ahora, el informe sea positivo.

–Está el precedente de Polonia que ha llegado ya al Tribunal Estrasburgo. ¿España va por el mismo camino?

–Si es Tribunal de Estrasburgo resuelve a favor de los jueces, se aplica el artículo 7 y puede ser demoledor para el Gobierno polaco y para Polonia, porque perdería muchos de sus derechos en un momento crítico para el país, y sus fondos se verían afectados, al estar ligados al Estado de Derecho.

–¿En la Unión Europea se percibe que nuestra democracia está en riesgo?

–No, España es un Estado de Derecho, pero ahora hay un gobierno, del que Pablo Iglesias formó parte, que ha venido realizando una serie de acciones que pone en peligro todo esto. Y eso es lo que ahora se va a revisar. El PPE y otros, pediremos que esto vaya al plenario, como se hizo con Polonia y como se hizo con Hungría.

–¿Cuándo lo van a llevarán?

–Creo que habrá que esperar a ver cuál es la resolución de la comisión europea. Pero, en principio, sería bueno que el plenario tuviera conocimiento de ello, no para votar ahora la aplicación de un artículo 7, pero sí para que una representación de los jueces venga a explicar lo que ocurre.

–¿Hay margen para que el Gobierno se pueda burlar de nuevo de los jueces y de la UE?

–Yo creo que aquí se acaba la posibilidad de engañar de Sánchez. A partir de ahora, creo que sería de interés para nuestro país que no se abriese un proceso como el que estamos abocados en estos momentos, porque sería un golpe a la línea de flotación de la credibilidad española en la UE. Esto se puede acabar mañana por la mañana si, al final, el presidente del Gobierno, se aviene a razones y pacta con la oposición y hay un justo equilibrio en el reparto y se procede como se ha hecho siempre.

-¿Qué es lo que preocupa en la UE sobre España en estos momentos?

-El empleo, que siguen siendo unos números tremendamente negativos y la cuestión del Estado de Derecho que se está siguiendo desde octubre, con la reforma del poder judicial. Por ahora no se dice nada de los fondos europeos, pero vamos a ver cómo se aplican. No sabemos por ahora. El rescate de Plus Ultra de los 53 millones que, parece ser, fueron utilizados de un fondo europeo para rescatar una aerolínea que no era estratégica ni para los intereses de la UE, ni de España. Son datos que se van a ir acumulando que reflejarán la gestión que se están realizando de estos fondos, algo que se ha hecho con enorme opacidad y eso puede tener sus consecuencias.

–Sánchez contradijo ayer a su candidato a la comunidad de Madrid, Gabilondo, y dijo que hay que subir los impuestos en Madrid porque lo dicta Bruselas. ¿Le consta?

– Esto es como la mentira del IVA de las mascarillas y de la electricidad que ha sido descubierto por la comisión europea diciendo que no es la comisión sino los estados miembros quienes lo modulan. Es una mentira tras mentira donde utiliza, como no había hecho jamás ningún presidente del Gobierno antes, un recurso negativo acusando a Bruselas o dejando caer que es quien le obliga. Sánchez es el primer presidente que, en varios episodios, sobre todo en el tema de impuestos, echa balones fueras de un asunto en el que la UE no tiene nada que ver.