El Senado aprueba definitivamente la reforma que “mutila” al CGPJ una vez vencido su mandato

El PSOE esgrime que el PP sólo busca mantener el “control” del Consejo y los populares responden que el objetivo es “coaccionar” para renovar el CGPJ

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, interviene durante la sesión de control al Gobierno celebrada en el Senado, ayer, en Madrid
El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, interviene durante la sesión de control al Gobierno celebrada en el Senado, ayer, en MadridJuan Carlos HidalgoEFE

El Senado aprobó esta tarde con 150 votos a favor, 108 en contra y tres abstenciones la reforma que impedirá al Consejo General del Poder Judicial realizar nombramientos discrecionales una vez haya vencido su mandato y durante todo el tiempo en que permanezca en funciones. PSOE, Unidas Podemos -los socios de Gobierno que promovieron la Proposición de Ley-, ERC, Junts, Bildu y otros partidos minoritarios respaldaron la reforma, mientras que PP, Vox, Ciudadanos y UPN lo hicieron en contra. De esta forma, la reforma entrará en vigor de forma inmediata una vez publicada en el Boletín Oficial del Estado. El Consejo General del Poder Judicial celebrará su pleno mañana con esta limitación de funciones ya aprobadas de forma definitiva.

El senador socialista Francisco Fajardo justificó la reforma en la necesidad de regular las funciones del CGPJ cuando haya vencido su mandato debido, señaló, al bloqueo que en su opinión mantiene el PP para renovar el órgano de gobierno de los jueces y magistrados, una situación que no se contempló en la Constitución porque nunca se pensó en “una posición tan irresponsable de diera lugar al bloqueo”.

Su compañero de grupo José María Oleaga incidió en que el objetivo del PP no es otro que el de “retener” el control sobre el CGPJ para obtener resoluciones favorables en las causas judiciales; a la vez que aludió a que el veto del PP al juez de la Audiencia Nacional José Ricardo de Prada no tiene otra razón que la de haber formado parte del tribunal que juzgó y condenó el “caso Gürtel”.

Con esta reforma, el Grupo Socialista concluyó que avalar la reforma no es otra cosa que “votar por el prestigio de las instituciones”.

Desde el Partido Popular, el senador Fernando de Rosa, tras replicar con la sentencia de los Ere de Andalucía que condenó, entre otros, a los expresidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán, aludió al dato de los 32 nombramientos realizados por el CGPJ del que formaba parte el hoy ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, cuando ya estaba en funciones, “nombramientos que no cuestionarán”, señaló dirigiéndose a la bancada socialista.

Además, afirmó que con esta reforma lo único que pretende la reforma auspiciada por PSOE y Podemos es “coaccionar al PP para renovar al Consejo General del Poder Judicial”, a la vez que lanzó el mensaje de que la forma para desbloquear la situación del actual CGPJ “no es coaccionar, sino sentarse a negociar”; una reforma que, añadió, se hace sin consenso político alguno y sin escuchar a la mayoría de las asociaciones judiciales, las cuales se posicionaron radicalmente en contra.

Por su parte, el senador de Ciudadanos Miguel Sánchez López no ahorró calificativos para definir esta reforma: “Un insulto intolerable a la inteligencia de los ciudadanos y de la Justicia”. Y , a la vez, denunció el “mercadeo” de PP y PSOE para repartirse los asientos del CGPJ como si fueran “cromos”, y defendió un sistema en el que los vocales de extracción judicial sean elegidos directamente por los integrantes de la Carrera Judicial.