El ex novio de Heidi increpa a César Román: “¡Tu vida es prestada!”

Ha mantenido miradas desafiantes con el acusado en la declaración más tensa de la jornada

César Román coge la mano de su abogada, Ana Isabel Peña, tras el incidente con el ex novio de la víctima
César Román coge la mano de su abogada, Ana Isabel Peña, tras el incidente con el ex novio de la víctimaLa RazónTSJM

La última sesión de la primera semana del juicio contra César Román ha estado marcada por la comparecencia de ocho testigos, entre ellos el ex novio de la víctima Heidi Paz, que mantuvo con ella casi cuatro años. Se llama Marcelo, es argentino y mantenido miradas desafiantes con el acusado durante toda la declaración. Marcelo ha explicado que, una vez rota su relación con Heidi, con quien compartió piso en la calle Marcelo Usera, la ex pareja seguía viéndose un par de veces al mes. A César le conoció un día de mayo, cuando Heidi había empezado a trabajar en una de sus sidrerías. “Me llamó para que la fuera a recoger y vi que este tío era un baboso y se lo dije a él, que no baboseara a mi mujer”, ha dicho.

El ex novio de Heidi, que ha hablado muy bien de la hondureña a pesar de que también fue condenado por malos tratos contra ella, ha asegurado que él nunca supo que había estado saliendo con Román y que ellos seguían viéndose de forma esporádica, la última vez a finales de julio. Un mes antes, en junio se habían ido juntos de viaje a Cádiz. Al terminar su declaración se ha levantado y, antes de abandonar la sala, se ha dirigido a César y le ha espetado: “¡Tu vida es prestada, boludo!”, tras haber mantenido desafiantes miradas al estrado durante toda su declaración. Tras el acalorado incidente, la letrada de la defensa ha solicitado un receso y el acusado la ha cogido la mano para que se tranquilizara.

Abortó tras una discusión con César

Los celos y el carácter controlador de Román con Heidi lo ha explicado el que fuera su mejor amigo Raúl, que la conoció desde que llegó a España. Ha asegurado que César sentía celos hasta de él, que era gay, algo que no entendía. “Cuando lo conocí siempre estaba tomando alcohol, así que imagínese”, el ha dicho al fiscal. Con respecto al control que el acusado ejercía sobre su amiga ha explicado un día que la llamó y le cogió el teléfono César. “Controlaba todo y lo que no podía, lo intentaba”. En una ocasión Heidi le explicó que había perdido al bebé tras una discusión con César: “Me dijo que habían discutido, que se había dado un golpe y que luego me contaría”. Pero nunca le llegó a contar y solo comprobó que la seguía. “No sé cómo lo hacía pero siempre estaba muy cerca de donde quedábamos nosotros y no paraba de llamarla cada dos por tres”.

“No lo puedo dejar, ¿no ves cómo insiste?

“Que iban a romper lo sabíamos todos, incluso él. El último día quedamos después de un Madrid-Atleti y la vi super nerviosa. Me explicó que se quería separar de César porque ya no lo soportaba más y el dije: quédate hoy mismo en mi casa. Pero ella me decía: es que no lo puedo dejar, ¿no ves cómo insiste?”, en referencia a que la acosaba por teléfono.

También han declarado hoy su última jefa de un bar de Perales del Río, Melba Judith, a quien Heidi pidió trabajo y luego explicó que tuvo que ausentarse porque su abuela había fallecido. “Ella era una excelente excelente trabajadora. Al principio me pidió 100 euros para el abono transporte y otros 100 para el sepelio. Nosotros que somos extranjeros nos pusimos en su piel y sabemos cómo están las economías en nuestros países”. Un compañero de ese bar, Miguel Sánchez, mexicano, fue con quien salió Heidi la última noche, aquel 5 de agosto de 2018. Al salir del trabajo fueron en taxi a Madrid a una discoteca y luego volvieron a coger un taxi para regresar a casa a las 5 de la madrugada. El hombre, a quien Cesar pretendía acusar del crimen al haber sido la última persona que la vio con vida, explicó que cogieron el taxi tres personas y Heidi se bajó en Legazpi y él continuó con otra persona hasta su casa.