El secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, abandona Moncloa

Le sustituirá el ex diputado del PSC en el Congreso Francesc Vallès

El secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver
El secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver FOTO: Chema Moya Chema Moya EFE

Siguen los cambios en la estructura de Moncloa, en orden a la nueva etapa que Sánchez ha querido abrir con la remodelación en el Gobierno. El secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, también hace las maletas y ya ha comunicó a su equipo de colaboradores que abandonará sus responsabilidades en los próximos días. Oliver desembarcó en 2018, con el primer Ejecutivo monocolor de Pedro Sánchez y su destino parecía más que nunca definido, una vez que Iván Redondo dejó su puesto de jefe de Gabinete, del que dependía la estrategia de comunicativa del Gobierno.

El cese no será inmediato, aunque ya haya comenzado a despedirse de compañeros y periodistas, porque tiene previsto mantenerse en el puesto al menos una semana para coordinar el próximo acto de homenaje a las víctimas de la Covid-19, que tendrá lugar mañana en el Palacio Real de Madrid, presidido por el Rey Felipe VI y en el que participarán familiares de víctimas del coronavirus. Esta tarde, Oliver protagonizó un briefing informativo con los periodistas, con sabor a despedida, en el que explicó los pormenores del acto.

El presidente y su nuevo jefe de gabinete, Óscar López, del que parece que seguirá dependiendo estructuralmente ya tienen un sustituto, cuyo nombramiento se producirá previsiblemente el próximo martes. Se trata del ex diputado del PSC en el Congreso Francesc Vallès. La decisión la ha tomado el propio Sánchez y encaja con el carácter político que el presidente quiere conferir a su nuevo Gabinete y a la comunicación del mismo. Mientras que Oliver es periodista, Vallès compartió grupo parlamentario con Sánchez hasta 2016. Entonces abandonó la primera línea política y ahora Sánchez le rescata en un puesto de relevancia en el que tendrá que manejar la relación del Gobierno con los medios, en la estrategia del presidente de volver a reconectar con la calle antes de enfrentarse a los comicios de 2023.

Precisamente, la tarea de relación con los medios de comunicación ha sido especialmente complicada durante la pandemia y Oliver tuvo que lidiar con las críticas de los periodistas –que llegaron a firmar incluso un manifiesto– por su desacuerdo con el sistema de formulación de preguntas que, en un principio, no permitía un acceso libre por las restricciones de aforo del complejo de la Moncloa. Posteriormente, en colaboración con las asociaciones de prensa, se modificó el sistema y paulatinamente se ha ido recuperando la normalidad. El cambio en la política de comunicación del Gobierno se suma a la profunda revolución que Sánchez ha provocado en su núcleo duro, del que desaparecen pesos pesados como la vicepresidenta Carmen Calvo, el ministro y número tres del PSOE, José Luis Ábalos, o el jefe de Gabinete, Iván Redondo.