Podemos se querellará contra Meritxell Batet “por prevaricación”

El partido acusa a la presidenta del Congreso de tomar una decisión “unilateral” y de ceder “ante la vergonzosa presión del Supremo”. Los socialistas apoyan a Batet y recalcan que “las sentencias se pueden recurrir pero no se pueden incumplir”

El partido morado dirige una campaña contra Batet
El partido morado dirige una campaña contra BatetPodemos

El cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el diputado de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez, ha desatado una cadena de reacciones políticas y se deriva en una nueva tormenta para los dos socios del Gobierno de la coalición. El enfado de Podemos contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, es más que evidente después de que ésta acatara la sentencia del Tribunal Supremo para inhabilitar al diputado de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez. La reacción de los socialistas, ante el señalamiento de los morados, ha sido la de respaldar a la presidenta del Congreso.

La plana mayor de Unidas Podemos ha salido contundentemente en redes sociales a arremeter contra Batet acusándola de “ceder” ante las “presiones de Marchena”. Encabezados por la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, la mayoría de dirigentes morados han calificado de “prevaricación” la retirada del escaño al diputado canario. La también secretaria general de Podemos, ha acusado al Tribunal Supremo de presionar a la presidenta de la cámara, Meritxell Batet, para que se lo quitara pese a que “ambos sabían” que esa inhabilitación no es lo que dice la sentencia.

Ante esto, fuentes de Unidas Podemos aseguran que van a presentar una querella contra Meritxell Batet por “prevaricación”. Según el partido morado “la decisión que ha tomado cediendo ante la vergonzosa presión del Supremo y a la extrema derecha hace un daño enorme a la democracia y a nuestro país”. Argumentan, además, que la presidenta de la Cámara Baja ha tomado la decisión “de manera unilateral”, contra el “criterio de los letrados y de la Mesa del Congreso”.

Ante la reacción de Podemos, el PSOE ha querido apoyar a la presidenta del Congreso y diputada del PSOE por Barcelona. Fuentes del PSOE aseguran que “el PSOE respalda la actuación a la Presidenta del Congreso en el cumplimiento escrupuloso de su deber”. Recuerdan que la postura del partido es la del “respeto absoluto a la independencia judicial” que se plasma “en el acatamiento y cumplimiento de las sentencias que dictan los tribunales en el ejercicio de sus funciones”. Así, explican que " la presidenta del Congreso se ha limitado en todo momento a dar cumplimiento a la ley y a las sentencias emanadas de los tribunales”. Recalcan que “las sentencias se pueden recurrir pero no se pueden incumplir”.

Podemos acusa a Batet de “ceder” a las “presiones” del Supremo

La ministra de Igualdad, Irene Montero ha asegurado que la decisión es “un asalto a la democracia. Varios cargos del espacio confederal han tildado de “vergüenza”, “golpe judicial” y “ataque a la democracia” la retirada del acta del diputado, cargando duramente contra el magistrado del alto tribunal, Manuel Marchena.

A su vez, el portavoz de Unida Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha tildado de “vergüenza” que la presidenta del Congreso haya cedido a las “presiones” del presidente de la Sala Segunda del alto tribunal, Manuel Marchena, y “de la (ultra)derecha política y mediática que pedían sangre”, “aún a riesgo de prevaricar”.

Por su parte, el presidente del grupo parlamentario y dirigente de En Comú Podem, Jaume Asens, ha definido el desenlace del caso de Rodríguez como un “nuevo golpe judicial de Marchena a la autonomía parlamentaria y al principio democrático”. “Que PP y Vox hicieran juego sucio lo ent endíamos; la decepción es que el PSOE no haya estado a la altura”, ha reprochado. La coportavoz de la formación morada, Isa Serra, ha calificado de “muy grave” que Batet ceda “a las presiones del Poder Judicial”. “El Supremo interviniendo el Congreso y arrebatándole representantes a la ciudadanía. Esto no es contra Alberto o contra UP, es contra la democracia y nos jugamos demasiado”, ha proclamado.

Desde el PP, fuentes de la dirección señalan que “Sánchez con su silencio admite el ataque que desde el Gobierno se está haciendo a la Justicia”. Los populares reaccionan a las declaraciones de la ministra Ione Belarra que ha acusado al Tribunal Supremo de presionar a la presidenta de la cámara para quitar el escaño a Rodríguez. Según el PP, “las declaraciones de Belarra son inaceptables y merecerían y que hoy mismo fuera cesada como miembro del Gobierno”. Desde el PP reiteran “nuestro respeto a nuestras instituciones y a la separación de poderes”. Subrayan que “los ataques a la Justicia por parte del propio Gobierno deben cesar ya”.

La campaña en redes

Pero el partido ha ido más allá y ha lanzado una campaña en redes sociales bajo el hasthag #JuecesContralaDemocracia, en el que lanzan de manera compulsiva mensajes contra el Tribunal Supremo. Según el equipo morado, a Rodríguez se le retira el escaño “sin pruebas, sin testigos, sin vergüenza”.

Campaña de Podemos
Campaña de Podemos FOTO: Podemos

“El Supremo presidido por Marchena con la complicidad de Meritxell Batet han conseguido lo que no se atrevían a dejar claro en la sentencia: privar a Alberto Rodríguez de ejercer como diputado y representar a la gente trabajadora de nuestro país desde el Congreso”. Para los morados, “pierde la democracia, avanza la ultraderecha. Y todo para que la justicia española vuelva a hacer el ridículo frente a los tribunales europeos y de derechos humanos”. Cargan contra la “derecha judicial” porque “sienta un precedente contra el derecho a la protesta y una advertencia hacia la gente comprometida con su pueblo: si os metéis en política, vamos a por vosotros”.

Hasta desde la cuenta oficial del partido han lanzado la misma campaña en redes. “Pierde la democracia, avanza la ultraderecha”, dicen.