Las víctimas ven “un escarnio” el homenaje a Parot de fin de año y reclaman su prohibición

Dignidad y Justicia denuncia también en la Audiencia Nacional el simulacro de “Nochebuena etarra” a favor de los presos en Bilbao

Henri Parot, en uno de los juicios celebrados en la Audiencia Nacional por su actividad terrorista
Henri Parot, en uno de los juicios celebrados en la Audiencia Nacional por su actividad terrorista FOTO: POOL REUTERS

Dignidad y Justicia ha pedido a la Audiencia Nacional que prohíba la marcha a favor de la libertad del etarra Henri Parot, condenado a penas que suman más de 4.700 años de cárcel, entre otros por el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza en el que fueron asesinadas once personas, cinco de ellas niñas. Un acto convocado por Sare, la red de apoyo a los presos de ETA, el próximo día 31 en Mondragón (Guipúzcoa). La asociación que preside Daniel Portero considera que su celebración supondría la comisión de un delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas.

La manifestación reclama también la “vuelta a casa” de otros dos ex miembros de ETA: José Manuel Pagoaga, “Peixoto”, que según recuerda la asociación era conocido como “el cajero” por llevar las cuentas y finanzas de la banda terrorista y que participó en el asesinato del guardia civil Aurelio Prieto, y de Eugenio Barrutiabengoa, “Arbe”, huido a Venezuela y que está acusado, entre otros asesinatos, de la muerte del guardia civil Justino Amador en 1980.

La marcha, se queja Dignidad y Justicia, “no solo supone una justificación de los asesinatos terroristas cometidos por esos etarras”, sino que actos como éste “se hacen con pleno conocimiento del menoscabo y sufrimiento que ocasionan en los familiares de las víctimas”, por lo que se convocan “con toda la intención de vilipendiar y humillarnos”.

Una “ofensa pública” a las víctimas de ETA

Para las víctimas, asegura el colectivo denunciante, esta iniciativa no tiene otro fin que “ensalzar a estos miembros de la organización terrorista ETA y justificar sus asesinatos, pues los convocantes entienden que no deben seguir en prisión y cumplir su condena”.

De ahí que este tipo de actos, subraya, supongan “un escarnio y ofensa pública” no solo para las víctimas, sino para “cualquier ciudadano” dado que “de forma reiterada y ostentosa” se pide la excarcelación y exoneración del cumplimiento de la condena “de unos terroristas que, como Henri Parot, acabó con la vida de 39 personas inocentes”.

Dignidad y Justicia se queja de que quienes han sufrido en primera persona el terrorismo de ETA “tienen que soportar año tras año cómo se loa y exalta a estos asesinos con tantos asesinatos a sus espaldas” a través de “marchas y demás actos de recuerdo, homenaje y reivindicación de sus derechos de manera suntuosa y ampliamente publicitada” a pesar de encontrarse cumpliendo condena por “verdaderas masacres terroristas”.

Parot tenía que haber salido de prisión el pasado año –tras cumplir los 30 años de estancia máxima en prisión que establecía el Código Penal de 1973–, pero fue condenado a otros once por una carta que envió desde la cárcel de Córdoba a la cúpula de ETA instándole a «volar» edificios enteros «vitales para el Estado», como el Banco de España o las bolsas de Madrid y Barcelona, para forzar al Gobierno de José María Aznar a negociar con los terroristas. Ahora, su excarcelación está prevista en julio de 2029.

Denuncia de la “Nochebuena etarra”

La Audiencia Nacional ya rechazó el pasado septiembre prohibir una marcha a favor de Parot en Mondragón -que finalmente fue desconvocada- invocando los derechos de reunión y manifestación y el principio de intervención mínima del derecho penal. En esa ocasión, el juez José Luis Calama argumentó que no había constancia alguna de que se fuese a cometer ningún delito, aunque ordenó a las Fuerzas de Seguridad que estuviesen vigilantes.

La asociación de víctimas ha denunciado igualmente ante la Audiencia Nacional el simulacro de cena de Nochebuena escenificado la pasada semana en el centro de Bilbao con una mesa navideña vacía con las fotos de siete presos de la banda terrorista. El colectivo reclama al tribunal que identifique a sus organizadores y se les cite a declarar como investigados junto a los “participantes activos” en el mismo.

“La exhibición pública de las fotografías de miembros de ETA, acompañada de una teatralización de una cena navideña, añorando la puesta en libertad de estos etarras”, se queja Dignidad y Justicia, “debe considerarse como un acto de humillación y vejación hacia las víctimas del terrorismo que, con este tipo de actos tienen que soportar año tras año cómo se loa y exalta a los asesinos etarras colocando sus fotos de forma tan ostentosa y en lugar privilegiado durante las fiestas de Navidad, a modo de recuerdo y anhelo pidiendo su libertad”. A pesar, recalca, “de estar cumpliendo condena por, entre otros, haber asesinado a tantas personas inocentes”.

Dignidad y Justicia hace hincapié en que el acto fue “publicitado y apoyado” por Sortu a través de Twitter y se refiere expresamente a un tuit de Arnaldo Otegi del pasado día 23: “Recuerdan a los prisioneros en el casco antiguo. Su ausencia no se puede cubrir, pero están trabajando para regresar a casa lo antes posible”.

Para la asociación, con estos actos “se afrenta y humilla a las víctimas del terrorismo que les hace recordar forzosamente el dolor causado por la forma tal vil que tuvieron de acabar con la vida de sus seres queridos”.