Feijóo rompe con la política del “zasca” e insta a sus parlamentarios a “rebelarse contra el sanchismo y el populismo”

Avisa al presidente del Gobierno de que no cuenten con el PP si insultan y después piden pactar

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, se ha estrenado hoy en la Cámara Alta como jefe del Grupo Popular después de que haya tomado posesión como nuevo senador por designación autonómica de Galicia. En la reunión del Grupo ha establecido las líneas maestras de su oposición a Sánchez: mostrar el proyecto del partido que es la alternativa de Gobierno con seriedad y sin circos ni “malas artes”. Al tiempo, ha pedido a sus diputados y senadores dignificar a los parlamentarios y que crucen las puertas de ambas Cámaras “con la humildad de saber que servimos a los españoles”.

Feijóo mira ya a las elecciones generales y ha advertido al Gobierno y al PSOE de que no cuenten con él para participar en una “ficción” en la que “por la mañana se vilipendia al principal partido de la oposición y por la tarde se le pide pactar como si nada hubiera pasado”. Ha recordado a los populares que “el partido sanchista nos pide apoyo como principal partido de la oposición, pero luego no pierde oportunidad de insultarnos. Dice que quiere hablarlo todo con el PP, pero luego lo pacta todo con independentistas. ¿En qué momento se convirtió la política en este teatro? ¿De verdad tenemos que participar en este teatro? Conmigo que no cuenten”, ha dicho Feijóo en la parte de su discurso que ha pronunciado en abierto.

A los diputados, senadores y eurodiputados que han seguido su intervención desde el hemiciclo del Senado, Feijóo les ha propuesto rebelarse: contra el desprecio al orden constitucional y autonómico, “contra el desprestigio populista” a las instituciones levantado por “algunos políticos o movimientos de todo signo” al calor de “oleadas de indignación” y “contra el servilismo del partido sanchista”, al que ha acusado de sacrificar los intereses generales.

El presidente popular ha cargado contra el jefe del Ejecutivo, del que ha dicho que empieza a verse como “diputado de la oposición” al PP porque este jueves, en lugar de dar explicaciones de la crisis “que el Gobierno provocó en los servicios de inteligencia”, se dedicó a cargar contra la corrupción pasada de la formación. El resultado de un “mal gobierno” es que España exija un cambio, ha argumentado Feijóo, que cree que el de Sánchez lo es “porque no gobierna”, pues gobiernan sus socios, “no gestiona”, “miente” y “sacrifica cualquier cosa”, incluidas las instituciones, para seguir gobernando.

El que fuera presidente de la Xunta de Galicia durante cuatro legislaturas ha proclamado su distancia con respecto a la política a golpe de “zascas” y ha reivindicado el respeto al adversario y a las instituciones: «Lo mínimo que se le puede pedir a un político es educación. Las Cámaras no son una red social en la que competir con zascas y palabras gruesas. Os pido que contribuyáis todos los días a dignificar el parlamentarismo español». Un misil directo a la anterior dirección del PP.