Cs rediseña los principios del “centro liberal” que defenderá “con valentía y radicalidad”

Presenta los diez valores fundacionales que inspiran el proyecto sobre el que sustentará el partido. “Sabemos que no les vamos a gustar a todos”

Inés Arrimadas, anunció el pasado 20 de junio la refundación de Ciudadanos, partido en el que los afiliados “tendrán la última palabra”. Se decidió entonces culminar ese proceso de refundación del centro liberal español en seis meses con una serie de acciones encaminadas a reconectar con todos esos españoles que han dejado de confiar en las siglas de los naranjas

El objetivo será preparar al partido de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas. Subrayan que tienen a “los mejores candidatos, que llevan años haciendo un magnífico trabajo, y están preparados para dar soluciones a sus municipios”.

Dicha aceleración se sujeta sobre tres ejes: El equipo político formado por ocho personas al que denominan el “G8″, que han demostrado su compromiso con el proyecto de Cs y su “valía” para llevar a cabo el proceso.

En el partido insisten en que los afiliados serán el “centro de las decisiones” impulsando así el “mayor ejercicio de participación”. También contará para su “refundación” con intelectuales y profesionales que demandan que, “más allá de las trincheras, exista una voz liberal fuerte en España”. Para ello, ese “G8″ ha integrado en este proceso a la fundación ‘Ágora Liberal’ para que sirva de engranaje entre la refundación del partido y la sociedad civil.

En el partido que lidera Arrimadas insisten en que los españoles tienen “el derecho a poder votar a un partido liberal y moderado. Buscan ser una “voz útil” que no se calle ante nadie ni nada y que informe a la ciudadanía de la realidad. Saben que el camino será “difícil” pero piensan dar “la batalla”.

Principios de refundación

La formación naranja ha presentado esa “declaración de principios”como un “compromiso” y, advierten, no tienen otros. Reivindican el espacio liberal que defiende los “derechos del individuo, por la libertad, la dignidad de las personas y la igualdad de oportunidades”. Advierten de que ese espacio puede estar “perdiendo la partida” y reconocen de hay riesgo de que, “aquello en lo que creemos muera por el camino” salvo que logren reunir a los millones de españoles que comparten con Cs esa manera de ver el mundo.

Consideran que la “España que viene” ofrece un “escenario único” de oportunidad para el cambio y que existe “un socialismo agotado, una izquierda desquiciada que perdió el norte por los problemas reales, un Gobierno que solo sabe disparar el gasto, una derecha conservadora sin más ambición que volver al statu quo y con una derecha reaccionaria que solo ofrece demagogia, pasado y nostalgia de un país que nunca existió”.

En este proceso de refundación, los naranjas se constituyen con el objetivo de “rediseñar” la herramienta de representación de ese espacio político de “centro liberal” y que consideran “imprescindible” para garantizar un futuro mejor para España. “Vamos a defender el centro liberal con valentía y radicalidad”, dijo Begoña Villacís durante la presentación del documento. Saben que “no le vamos a gustar a todo el mundo” pero, asumen el riesgo y aseguran que están dispuestos a “defender la libertad, al ciudadano, rechazar el electoralismo oportunista” y se afianzan en diez principios.

El partido naranja garantiza “trabajo” y a cambio piden el “compromiso personal de todos los que creen que merece la pena luchar y no resignarse a un país peor”.

Diez principios

Entre los diez principios de la refundación destacan:

La defensa de la libertad, donde no consentirán más recortes de libertades desde la arbitrariedad. Apuestan por proteger la esfera individual y la autonomía de las personas. Dicen no a las políticas de la identidad y a la política “neurótica” porque “lo personal es político” dicen, es un lema totalitario. Además, indican que el Estado no está para legislar sobre opiniones ni sobre memoria.

Igualdad: Reivindican la de todos los ciudadanos y aseguran que no aceptarán interpretaciones divisivas del feminismo.

Verdad: Destacan que los hechos son independientes de las opiniones y de las ideologías: Por ello defienden que todo el mundo tiene derecho a vivir como quiera y pensar como quiera. “Nadie tiene derecho a que le den la razón”.

Apuestan también por las clases medias, igualdad de oportunidades para que puedan prosperar, con impuestos necesarios y justos.

En cuanto a España, defienden que es una “nación que preexiste a la Constitución de 1978″ y evitarán el fetichismo del 78, sin renunciar a los avances que ha dado y que están en cuestión.

También en sus principios de refundación recogen el crecimiento con apoyo a la natalidad; en materia de medio ambiente insisten en la protección del patrimonio con los usos tradicionales o el turismo. Apuestan por la “seriedad” donde la política se dedique a solucionar los problemas de la gente y reducir brechas sociales y no ampliarlas, o una administración que no haga perder el tiempo y el dinero al ciudadano.

Ciudadanos, que cuenta entre sus filas con la marcha de uno de los baluartes del partido en el ámbito Europeo -después de que el eurodiputado y jefe del grupo en Bruselas, Luis Garicano, anunciara su renuncia al acta para irse de profesor a Columbia- subraya en sus principios su apuesta por una España integrada en la UE pero desde un europeísmo “crítico” para “seguir avanzando”. Además, subrayan que el lugar de España está en la UE y en la Alianza Atlántica, pero como “actor con peso” para así “gozar de un mínimo de autonomía estratégica como país”. Asimismo, subraya la importancia de dotarnos de recursos suficientes para hacer frente a los compromisos internacionales con nuestros socios para “asegurar la defensa efectiva de la nación”.