La Audiencia Nacional investiga en secreto un “hackeo” detectado en los juzgados españoles

El juez José Luis Calama ha abierto diligencias para indagar en el ciberataque que sufrió la red de telecomunicaciones que conecta a los tribunales de toda España con la Administración

Fachada Audiencia Nacional
Fachada Audiencia Nacional FOTO: UGT UGT

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama ha abierto unas diligencias previas para investigar el ciberataque detectado a finales de octubre por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El “hackeo” se produjo en el punto neutro judicial que es la red de telecomunicaciones que conecta a los órganos judiciales con otras instituciones del Estado. El magistrado, que también indaga en el ataque con el “spyware” Pegasus a miembros del Gobierno, ha declarado secretas las actuaciones.

Calama acordó abrir esta investigación el pasado 20 de octubre, según han confirmado fuentes judiciales, después de recibir una denuncia del CGPJ. En su escrito se dudaba de que el “hackeo” hubiera podido afectar a datos personales de contribuyentes depositados en las bases de datos de la Agencia Tributaria, si bien el Poder Judicial especificó esta semana que no se han visto comprometidos datos relativos a procedimientos judiciales o información en poder de los juzgados.

La Audiencia Nacional cree que pudo existir un delito contra alto organismo de la nación aunque no desecha que a lo largo de la investigación puedan encontrarse más como descubrimiento y revelación de secretos si, finalmente, se sustrajeron datos. La plataforma atacada consiste en un sistema de comunicación que permite centralizar y trasladar peticiones de información entre los juzgados y los distintos organismos estatales como la propia Policía o la Seguridad Social.

Los primeros pasos que se han dado han sido solicitar un informe a la Agencia Tributaria y otro al Centro Criptológico Nacional (CCN) que depende del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Fue este organismo el que detectó, entre otras cosas, que los móviles de tres ministros y del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habían sido “hackeados” bajo el “malware” Pegasus. Se da la circunstancia de que es también Calama el que está tratando de dilucidar quién estuvo detrás de este ataque a los móviles del Ejecutivo.