Aplazan a julio el debate sobre la querella contra Don Juan Carlos por el 23F

La Audiencia Nacional ha acordado hoy aplazar a primeros de julio la deliberación del recurso contra el archivo de una querella contra Juan Carlos I basada en las revelaciones que ha hecho la periodista Pilar Urbano en su libro "La gran desmemoria", sobre el golpe de Estado del 23F.

La sección segunda de la Sala de lo Penal ha adoptado esta decisión tras conocer que recientemente el autor de la querella, el abogado José Luis Mazón, representante del partido político Soberanía, ha pedido ampliarla al haber abdicado el hasta ahora Rey, han informado hoy fuentes jurídicas.

Según el abogado, Juan Carlos I ha perdido su inviolabilidad ligada al cargo, por lo que podría ser juzgado por haber cometido delito de rebelión por autorizar el golpe de Estado,.

Mazón recurrió ante la Sala la decisión que adoptó el pasado 8 de mayo el juez Santiago Pedraz de no admitir a trámite la querella de Mazón contra el entonces todavía rey Juan Carlos y el expresidente Felipe González, basada en las revelaciones el libro de Urbano.

Posteriormente, y tras hacerse pública la abdicación del Rey, Mazón pidió a Pedraz ampliar la querella para que se tuviera en cuenta a nueva situación en la que quedaba el Rey.

Pedraz respondió el pasado 5 de junio que "hasta que las Cortes Generales no aprueben la Ley Orgánica que regule la abdicación del rey Juan Carlos I, su situación institucional y procesal no se ha modificado", por lo que Mazón también recurrió ante la Sala esta decisión.

Soberanía también solicitaba dicha ampliación respecto al exdiputado socialista y exdefensor del Pueblo, Enrique Múgica, así como el exdiputado de IU Ramón Tamames, que el juez Pedraz también rechazó.

En la querella, se acusaba al Rey y a González de un delito de rebelión por formar presuntamente parte de "una trama civil"que se encontraba detrás del 23F, por lo que entendía que el juicio por estos hechos "se cerró en falso".

Según sostenía en su querella Mazón, que pedía que se investigara a don Juan Carlos y a Felipe González o se les citara a declarar como testigos, del libro de Urbano se desprende que existió una trama civil en el 23F que "pasó desapercibida y resultó impune porque la integraban personajes muy importantes del régimen bipartidista y su ocultación fue a su vez favorecida por el propio Rey".