Balanzas fiscales: Mas aplica en Cataluña lo que pide cambiar a Rajoy

Artur Mas, ayer entrando en el Palau de la Generalitat
Artur Mas, ayer entrando en el Palau de la Generalitat

El recurrente argumento que se suele usar para atajar el victimismo fiscal de los nacionalistas catalanes, aquél que dice que en la propia Cataluña también hay saldos fiscales negativos –y no sólo los hay entre Cataluña y otras comunidades– ya tiene cifras. Un estudio de Convivencia Cívica que lleva por título «Las balanzas fiscales dentro de Cataluña» pone de manifiesto que la provincia de Barcelona arroja un saldo negativo del 15,66 por ciento, ya que aporta un 81,29 por ciento de los ingresos y únicamente recibe el 65,63 por cierto de los gastos. «El Gobierno de Cataluña aplica a la provincia de Barcelona un déficit fiscal superior al de Cataluña dentro de España», concluye este estudio dado a conocer ayer.

El documento se basa en datos del ejercicio 2011 y emplea el método carga-beneficio para calcular los saldos. El estudio se ha fijado, por ejemplo, en las recaudaciones por IVA, IRPF e Impuestos Especiales y ha comprobado que prácticamente un 90 por ciento de los ingresos por tributos que obtiene la Generalitat proceden de los ciudadanos y de las empresas afincadas en Barcelona. «De cada 10 euros que se recaudan en Cataluña de los grandes impuestos estatales, prácticamente 9 se pagan en Barcelona», apunta. La proporción baja algunos puntos (aunque siempre se sitúa por encima del 80 por ciento) en los impuestos de Sucesiones, Patrimonio, Actos Jurídicos, Documentos y Transmisiones Patrimoniales.

«Creemos desafortunado e incoherente que se califique de "expolio"o "maltrato fiscal"al maltrato de Cataluña dentro de España cuando el propio Gobierno catalán está aplicando un trato fiscal similar o incluso más desfavorable a la provincia de Barcelona dentro de Cataluña», concluye el estudio de Convivencia Cívica, que insta a la Generalitat a publicar anualmente las balanzas fiscales para predicar con el ejemplo en cuanto a transparencia.

El informe también se ha detenido en analizar las inversiones por provincia y ha concluido que el Govern realiza un 63,91 por ciento de sus inversiones en la provincia de Barcelona, mientras que dedica a Gerona el 22,19 por ciento, a Lérida el 5,06 por ciento y a Tarragona el 8,84 por ciento. «El análisis comporativo entre el nivel de inversión (63,91 por ciento) y el PIB de Barcelona (73,07 por ciento) permite constatar que el Ejecutivo catalán invierte en la demarcación en una proporciñon sustancialmente inferior a su proporción del PIB», dice. Expresado en términos individuales, el informe concluye que la inversión es de 115,38 euros por habitante en Barcelona y de 170,18 en el resto de Cataluña.

El estudio también realiza, finalmente, un informe a nivel comarcal y subraya que sólo seis demarcaciones (Barcelonés, Vallés Occidental, Vallés Oriental, Maresme, Baix Llobregat y Garraf) tienen un saldo positivo, mientras que el resto (35) no tiene superávit fiscal (moderado o elevado).