Un plan social que supone más de 7.000 millones de euros

El PP no se cierra a poner cifras y plazos e incluso cree que eso supone un pacto duradero y presupuestario.

Los integrantes del equipo negociador del PP y de Ciudadanos.

Villegas dice que no habrá acuerdo si no se compromete dinero y PP replica que hay que cumplir con el déficit.

Los equipos negociadores del PP y de Ciudadanos ya han logrado un «acercamiento» en un centenar de medidas en términos económicos, de empleo, pensiones, sanidad, políticas sociales y educación». Sin embargo, han dejado cuatro temas para el final, que según fuentes de la negociación serían el contrato único, las cuotas para autónomos, la lucha contra el fraude y conciliación.

Las negociaciones han encontrado un «freno» en palabras del vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que se encontraría en que la formación naranja quiere que se cuantifique económicamente cuánto supondría el coste de sus cinco medidas sociales y el tiempo en el que se acometerían. «Vamos a exigir que se comprometan cifras para poder realizar ese compromiso económicos. No vamos a firmar meras declaraciones de intenciones». Las cinco medidas son un complemento salarial garantizado para los más de dos millones de hogares que no llegan a fin de mes, un plan contra la pobreza infantil, la equiparación de los permisos de maternidad y paternidad a ocho semanas para cada uno de los progenitores más otras diez que podrán repartirse entre ambos, y un programa de ayudas para cubrir gastos en escuelas infantiles de 0 a 3 años, dirigido a personas de rentas bajas y un plan para luchar contra el fracaso escolar. En el programa electoral, Ciudadanos cuantificó estas medidas en más de 7.000 millones de euros, aunque ayer evitaron dar cifras exactas.

Según explicó Villegas, Ciudadanos está dispuesto a negociar la cuantía y los plazos e indicó que si el PP no sabía de dónde sacar el dinero, la formación naranja podría decirles de dónde podrían sacarlo. Entre las ideas indicó que se podría sacar ese dinero por ejemplo suprimiendo diputaciones, o «reclamar a los defraudadores lo que dejaron de pagar», es decir, «que se recuperen los 2.700 millones» que, en su opinión, el Gobierno del PP «perdonó» en la llamada amnistía. Según el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, este punto se trata del principal escollo que hay encima de la mesa y así lo confirmó por la tarde el portavoz de los naranjas, Juan Carlos Girauta.

El vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez Maillo, indicó que no plantearán nada que incumpla los compromisos con la UE y niegan la amnistía. «No somos Podemos, el PP es un partido serio y cumplimos nuestros objetivos en materia económica», y advirtió de que «cualquier medida económica está supeditada al cumplimiento de los objetivos de déficit que, por cierto, comparte C’s». El PP tiene la intención de presentar hoy una propuesta sobre las cifras, algo que la formación naranja espera con expectación.

CINCO PUNTOS MINIMOS

Las cinco medidas que Ciudadanos exige cuantificar en el pacto de investidura con el PP requieren una inversión de 6.339 millones de euros, según detalló el partido naranja en la memoria económica del programa electoral con el que concurrió a las elecciones del pasado 26 de junio.

Las cinco medidas que, según el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, deben tener un compromiso presupuestario y un plazo de ejecución sin los cuales el acuerdo con el PP sería imposible son las siguientes:

- Un Complemento Salarial Garantizado para los más de dos millones de hogares que no llegan a fin de mes. Según el programa de la formación de Albert Rivera, para proporcionar una ayuda de unos 1.400 euros al año de media habría que reservar una partida total de 2.800 millones de euros.

- Plan contra la pobreza infantil, que aumentaría la cuantía de la prestación anual media que recibe cada hogar hasta los 150 euros por hijo para las rentas inferiores a los 600 euros mensuales precisaría de una inversión de 2.651 millones de euros.

- La equiparación de los permisos de maternidad y paternidad --8 semanas para cada uno de los progenitores más otras 10 que podrán repartirse entre ambos-- no tiene una cuantificación económica, pero Ciudadanos exige que se ponga en marcha con un plazo concreto que querrían fuera de uno o dos años.

- Como refuerzo a las políticas de conciliación, Ciudadanos propone un programa de ayudas para cubrir gastos en escuelas infantiles de 0 a 3 años, dirigido a personas de rentas bajas, que requeriría una inversión de 278 millones de euros.

- Plan para luchar contra el fracaso escolar, que consiste en ofrecer financiación adicional a los centros con alumnos que provengan de entornos desfavorecidos para que mejoren sus programas de atención a la diversidad o contraten profesores de apoyo se cuantifica en 700 millones de euros, con los que se podría atender a unos 800.000 alumnos.

Según explicó Villegas, Ciudadanos está dispuesto a negociar la cuantía y los plazos de implantación de estas medidas, pero lo que no va a aceptar es que queden en una mera declaración de intenciones sin mayor concreción.

EL PACTO DE ESTABILIDAD, SAGRADO

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, asegura estar de acuerdo en los objetivos sociales que plantea Ciudadanos de luchar contra la pobreza infantil y el fracaso escolar o potenciar la educación infantil, e incluso admite que, una vez que se pacten las medidas, haya que poner cifras y plazos, pero ha querido dejar claro que el PP es "un partido serio"y no aceptará compromisos que contradigan los objetivos de estabilidad presupuestaria y las exigencias de Bruselas.

"No somos Podemos, un partido que promete la Luna para luego no cumplir --ha afirmado--. No podemos incluir compromisos estratosféricos que no podamos cumplir, y como no somos así, trataremos de ser lo más justos y precisos posible".

En cualquier caso, ha saludado que Ciudadanos quiera hablar de dinero, pues entiende que ello supone iniciar la negociación de los Presupuestos Generales de 2017. Y también celebra que se pidan plazos, porque interpreta que ya no se está negociando sólo un acuerdo de investidura, sino que hay predisposición para ir más allá en el tiempo.

Eso sí, no acepta la sugerencia de Ciudadanos de sacar fondos suprimiendo las diputaciones, que en su opinión son un instrumento esencial para prestar servicio a 15 millones de personas que viven en el medio rural y que dan cohesión nacional, motivo por el que siempre han estado en el punto de mira de los nacionalistas. Martínez-Maíllo, que fue presidente de la Diputación de Zamora, sí acepta hablar de más racionalización de sus gastos.

Y en cuanto a recuperar fondos de la llamada amnistía fiscal, el dirigente del PP ha subrayado que aquella medida extraordinaria lo que permitió precisamente fue aflorar unos 40.000 millones de euros en bases imponibles.