Capilla ardiente, 24 horas de admiración

La capilla ardiente de Adolfo Suárez ha quedado cerrada a las 10.00 horas, tras veinticuatro horas de muestras de respeto, admiración, gratitud y cariño por parte de las más altas instituciones, los partidos políticos y miles de ciudadanos, que han pasado por el Congreso a rendir homenaje al expresidente.

Poco antes del cierre de la capilla, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha acudido de nuevo a dar sus muestras de condolencia a la familia, con la que ha estado conversando durante unos minutos, al igual que el presidente de la Cámara, Jesús Posada.

Los hijos de Suárez han querido agradecer el respeto y trabajo de los medios de comunicación desde que el pasado viernes anunciara Adolfo Suárez Illana que la muerte de su padre era inminente, y han saludado emocionados uno por uno a los periodistas.

En el momento en el que se ha cerrado la capilla, un sacerdote de Ávila ha rezado un responso por el eterno descanso del expresidente del Gobierno en la intimidad de la familia y de los más allegados.

Posteriormente, han ido llegando los miembros del Gobierno, encabezado por el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el resto autoridades que asistirán a las honras y al cortejo fúnebres hasta la Plaza de Cibeles.

Desde que ayer quedara instalada la capilla a las 10.00 en el salón de los Pasos Perdidos, más de 30.000 personas han aguardado horas de cola para dar su último adiós a Suárez, según datos facilitados por Posada.

Representantes de las instituciones y personalidades de la política han seguido llegando también esta mañana para dar su pésame a la familia de Suárez, entre ellos el recién elegido presidente de CEIM, Arturo Fernández; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, o el expresidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

La capilla con sus restos mortales sólo ha permanecido cerrada desde las 02.18 hasta las 07.00 para que los familiares pudieran descansar y prepararse para el entierro, que tendrá lugar hoy en la Catedral de Ávila, donde recibirá sepultura junto a su esposa Amparo Illana.

Miembros de los tres ejércitos -Armada, Tierra y Aire- y de la Guardia Civil despedirán el féretro a su salida por la puerta de Los Leones con honores de Estado, donde una banda militar tocará el himno nacional.