Cumbre en Moncloa para cerrar la unidad de mercado y la reforma local

Santamaría sostiene que España hace sus deberes y que la UE no exige más ajustes para 2013. «Estamos recuperando la confianza y la credibilidad»

Cumbre hoy en La Moncloa para dar otro paso en la reforma de las administraciones públicas. Según confirmó ayer en «Espejo Público», en Antena 3, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la reforma local permitirá un ahorro superior a los 3.500 millones de euros. Esta cifra es orientativa para calcular hasta dónde puede llegar el ahorro total con la reforma de todas las administración públicas en la que trabaja el Ejecutivo. La comisión ad hoc se reunirá hoy para poner en marcha su consejo asesor, con representantes de agentes sociales y de la sociedad civil, y también el buzón que recogerá las sugerencias de los ciudadanos en materia de simplificación y mejora de la eficacia de los servicios que prestan las tres administraciones, la central, la autonómica y la municipal.

A esta reunión asistirán el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, y el de Hacienda, Cristóbal Montoro. Además de todos los miembros de la comisión. Y según fuentes solventes, sobre la mesa también estarán dos de las principales promesas electorales del PP, la unidad de mercado y la reforma local. Salvo que algún ministro presente alguna enmienda a los últimos borradores, la agenda del Gobierno prevé aprobar este mismo viernes el proyecto de ley de unidad de mercado, del que se derivará una simplificación normativa y de regulación entre comunidades dirigida a mejorar la competitividad del conjunto del país. Evidentemente, esta armonización ha levantado suspicacias en algunas autonomías, pero el Ejecutivo está dispuesto a tirar adelante en aras del «interés general». El proyecto tiene detrás informes jurídicos y se ha estudiado al detalle para no dejar resquicio a la impugnación autonómica.

El siguiente viernes, el día 25, llegará al Consejo de Ministros la reforma local, salvo cambio de última hora sobre los planes previstos. El Gobierno lleva varios meses negociando con el PSOE y también con la FEMP, y en busca del pacto ha incluido cambios en su proyecto inicial que afectan, por ejemplo, al recorte de concejales o al recorte en sus sueldos. Aun así, el PSOE mantiene su oposición a la reforma.

Santamaría defendió ayer en Antena 3 que toca reorganizar la Administración del Estado para hacerla «sostenible», «más operativa» y ofrecer una «mejor gestión». También confirmó que la reforma local mantendrá las diputaciones y eliminará mancomunidades. El recorte de concejales se estima en alrededor de unos 12.000, cifra aún no definitiva –en el informe inicial se hablaba de 21.338–. Además, ningún alcalde podrá cobrar más que un secretario de Estado. Se establecerá una horquilla en función de la población, y también de acuerdo con ese mismo baremo hasta unos 40.000 concejales se quedarán sin sueldo fijo por dedicación exclusiva. En la citada entrevista, Sáenz de Santamaría sostuvo que España está recuperando la «confianza y la «credibilidad», y desde fuera se la empieza a ver como un país «serio, solvente y que cumple con sus obligaciones». Ahora bien, también tiró de la prudencia para no anticipar cifras ni de déficit ni de hasta dónde puede llegar la tasa de desempleo.

Cinco mil ayuntamientos sin presentar cuentas

El Gobierno admite que más de 5.000 ayuntamientos no han presentado sus cuentas de 2012 al Tribunal de Cuentas, tal y como exige la Ley de Haciendas Locales, y recuerda que este incumplimiento de la obligación de informar tiene «consecuencias». En una respuesta del Ejecutivo a una pregunta parlamentaria de UPyD se afirma que «no puede ni debe poner en duda las conclusiones del Tribunal de Cuentas», que señala que 5.000 municipios no han presentado sus cuentas generales en 2012, que cerca de un 20% tampoco lo hizo en los años 2009 y 2010.