Política

Detectados 199 votos «fraudulentos» en las primarias de Podemos

En la votación impugnada, la diferencia entre los dos candidatos más votados fue de sólo 73 sufragios.

Crecen las dudas sobre la fiabilidad y transparencia del sistema de votaciones utilizado por Podemos en las recientes primarias autonómicas, celebradas entre el 9 y el 13 de febrero. Y no ayuda a acallar la preocupación de simpatizantes, y opinión pública en general, el hecho de que, cinco días después de que se dieran a conocer los resultados, el partido de Pablo Iglesias reconozca en un nota publicada en su página web que «se han detectado un total de 199 votos fraudulentos» en una votación que, finalmente, contó con tan sólo 970 sufragios válidos y en la que la diferencia entre los dos candidatos más votados fue de 73 votos.

Podemos reconoce este intento de pucherazo en una nota publicada por la Comisión del Consejo Ciudadano Estatal para Procesos Constituyentes Territoriales en la que también se afirma que «los números de teléfono introducidos no son móviles personales y el patrón utilizado para inscribir a esas personas indica que se trata de un caso de uso indebido del sistema de inscripción de Podemos». Concretamente, los 199 votos fraudulentos se detectaron en las elecciones para elegir al representante de los inscritos de Podemos en el extranjero. En las pasadas primarias autonómicas las bases de Podemos eligieron no sólo a los «barones» autonómicos del partido, sino también a un cargo que será el encargado de representar los intereses de los inscritos de Podemos que residen en el extranjero. Las primarias autonómicas de Podemos certificaron la victoria masiva de las listas y candidatos apoyados por el líder del Partido, Pablo Iglesias. Según estipulaba el reglamento de las elecciones, los resultados fueron hechos públicos el 14 de febrero, pero el candidato ganador de las elecciones a representante de los inscritos en el extranjero (con derecho a sentarse en el selecto club del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos) quedó en suspenso. Hubo que esperar cinco días –hasta el 19 de febrero, víspera de la esperada rueda de prensa en la que Juan Carlos Monedero iba a dar explicaciones sobre los 425.000 euros recibidos de Venezuela– para saber que Esperanza Jubera, candidata apoyada por Pablo Iglesias, había sido la vencedora.

La cuestión va más allá de si hubo pucherazo o no en las elecciones a representante de los inscritos de Podemos en el extranjero. Estos 199 votos presuntamente fraudulentos ponen en tela de juicio las primarias autonómicas de Podemos al completo, ya que los inscritos del partido residentes en el extranjero votan dos veces: la primera para elegir a su representante en el Consejo Ciudadano como residente en el extranjero; la segunda a su representante autonómico en su lugar de origen en España. Así, un inscrito español residente, por ejemplo, en París, pero originario de Madrid, votaría dos veces: en las primarias autonómicas madrileñas y en las del representante de inscritos en el extranjero. Lógicamente, si se han corregido los resultados de las elecciones a representante de los inscritos en el extranjero para discriminar estos 199 votos fraudulentos, también deben corregirse para discriminar los segundos votos de estos electores en sus comunidades autónomas de origen en España. Y esta corrección podría dar sorpresas ya que, como ocurre con el representante de los inscritos en el extranjero, en varias comunidades autónomas la diferencia entre candidatos también fue inferior a 199 votos. Cabe preguntarse si se investigaron todas las primarias autonómicas o sólo la del representante de inscritos en el extranjero cuando ésta arrojó un resultado inesperado o divergente de la línea liderada por Pablo Iglesias. ¿Votaron los 199 inscritos falsos al mismo candidato? Y si así fue, ¿a qué candidato? ¿Ganó Jubera en el primer recuento?

Miguel Bermejo, secretario del Área de Extensión de Podemos, reconoció a LA RAZÓN que Podemos no puede saber a quién votaron estos 199 inscritos presuntamente falsos pero confirmó que en el primer recuento Jubera no salió vencedora y que, sólo después de que se discriminaran, la candidata apoyada por Pablo Iglesias se hizo con el preciado asiento en el Consejo Ciudadano Estatal. Para Bermejo todo este asunto «es la prueba de que el sistema funciona» porque «tiene capacidad de detectar este tipo de cuestiones y que no se alteren los resultados». Según Bermejo, no hubo denuncia alguna sino que «fue un proceso automático» en el que «saltaron las alarmas». Preguntado sobre si existía preocupación en el partido ante un intento de fraude de estas características, el secretario del Área de Extensión dijo «desconocer» si la Comisión de Garantías está investigando este asunto.

Hasta que no exista una auditoria externa y verificable (tanto por las bases de Podemos como por el público en general) del proceso telemático utilizado en las primarias de Podemos persistirá la duda sobre si alguien intentó amañar las elecciones o si, al no salir el candidato (en este caso candidata) esperado, se procedió a discriminar 199 votos «molestos» y cambiar el resultado final de la votación.