Dos hijos de Ruiz-Mateos, entre los nuevos implicados

La Razón
La RazónLa Razón

Al clan Ruiz-Mateos se le acumulan los problemas judiciales. Si la Audiencia Nacional investiga el conglomerado de empresas que agrupadas bajo la denominación de Nueva Rumasa realizaron 13 emisiones de pagarés con las que captaron 4.110 inversores que destinaron 337,37 millones, y en la que están imputados el patriarca y sus seis hijos varones, ayer la jueza Mercedes Alaya imputó a dos de ellos, Pablo Ruiz- Mateos y Francisco Javier Ruiz-Mateos, en el «caso de los ERE».

Respeto al primero, está imputado por su presunta relación con el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que financió la Junta de Andalucía en la empresa que gestiona el Hotel Cervantes en Torremolinos, Europa Center S. A. Dicha empresa firmó una póliza con Vitalia por valor de 1,42 millones de euros, incluida una comisión del 19,9 por ciento.

En cuanto Francisco Javier Ruiz-Mateos, director financiero de Rumasa e implicado en la causa por lo mismo que su hermano, reconoció que su padre se reunió en cuatro ocasiones con el conseguidor de UGT, Juan Lanzas. Él era el encargado de facilitar la información de empresas «en buenas condiciones» a cambio de suculentas comisiones.