Duran pone una nota de cordura en una oposición radicalizada

Salieron como entraron, pidiendo la dimisión del presidente pese a sus explicaciones

Josep Antoni Duran Lleida en un momento de su intervención de ayer en el Senado
Josep Antoni Duran Lleida en un momento de su intervención de ayer en el Senado

El portavoz de Convergencia i Unió en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran Lleida, fue responsable de la única nota de cordura y crítica constructiva de toda la oposición.

El portavoz de Convergencia i Unió en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran Lleida, fue responsable de la única nota de cordura y crítica constructiva de toda una oposición que, durante el pleno extraordinario de ayer, se echó al monte y, conjugando cada uno a su manera el verbo dimitir, ofreció un perfil marcado por la radicalidad y la obstinación. Ducho en todas las artes parlamentarias, suyo fue también el momento humonístico de una jornada hosca al afirmar, al comienzo de su intervención de ayer, que afortunadamente la mayoría de españoles ya estaban disfrutando de sus vacaciones en vez de estar viendo por televisión el debate. Para el político catalán, no obstante, las explicaciones del presidente del Gobierno fueron «insuficientes». En cuanto a la petición de dimisión en la que el líder de la oposición baso sus intervenciones, Duran se mostró más ecuanime: «Su dimisión o en cualquier caso sus sustitución pasa siempre por lo que decide esta cámara».

Una ecuanimidad que brilló por su ausencia en el resto de grupos parlamentarios que hicieron ayer uso de la palabra en el hemiciclo del Senado.

La portavoz de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, exigió a Mariano Rajoy, a «tener el valo» y «dimitir». El presidente del Gobierno, según Díez, debe dejar su cargo para no «arrastrar la credibilidad de España con la suya propia» ya que «la defensa del interés general es mucho más importante que su defensa personal, la del Gobierno y la de su partido». Tras reprochar a mariano Rajoy que no contestara ninguna de las 20 preguntas que le había formulado previamente («Ese comportamiento le define a usted; quien desprecia a un grupo desprecia al propio Parlamento», afirmó al respecto), la líder de la formación magenta cerró su intervención con un contundente «sea un demócrata y demuestre patriotismo constitucional. Dimita en interés de España».

Las palabras del Coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, también giraron en torno a la petición de dimisión. Segun el lider de esta formación, las excusas aportadas por el presidente del Gobierno durante su intervención inicial son insuficientes al no bastar «el arrepentimiento y la disculpa. Lara recordó a Rajoy que «la responsabilidad política está antes de la responsabilidad penal» y que «cuando un presidente se equivoca» en un caso tan «grave» como el que centró el pleno extraordinario de ayer «es necesario asumir las responsabilidades». También aludió el dirigente izquierdista Cayo Lara a lo que considera una «estafa electoral» al haber incumplido el Partido Popular su programa electoral por la «supuesta financiación ilegal». Durante su segunda intervención, Lara ha Lara, ha fabulado con la historia del caso Bárcenas empleando una alegoria de la mafia italiana y hablando del Partido Popular como de «la familia». El líder comunista ha defendido que la petición de dimisión tiene «argumento y fundamento» y que su marcha del cargo es «el mejor servicio que le podría prestar al país» Mariano Rajoy.

Broncas fueron también las palabras de el portavoz de Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV) en el Congreso, Joan Coscubiela. Después de acusar a Mariano Rajoy de haber «corrompido» el cargo de presidente del Gobierno, el político barcelonés afirmó que «no está en condiciones de cumplir con sus obligaciones, no puede presentarse como el engañado y víctima de un delincuente porque es políticamente un corrupto». «Este país no merece un corrupto como presidente del Gobierno, su único camino digno es dimitir», concluyó Joan Coscubiela sumandose al carro de la petición de dimisión incoada por Alfredo Pérez Rubalcaba.

El portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Congreso, Aitor Esteban, dijo ayer en la sede del Senado que tanto en el «caso Gürtel» como en el «caso Bárcenas» existen indicios racionales que apuntan al hecho de que en el PP se «ha estado recaudando dinero por encima de lo que permite ley y que esa recaudación ilegal se ha utilizado por distintos fines». En línea con lo también expuesto por otros grupos parlamentarios, el portavoz vasco reprochado a Mariano Rajoy que no basta con admitir su error al mantener a Luis Bárcenas como tesorero del Partido Popular durante años y que en política «las equivocaciones tienen sus consecuencias». «Muchos nos preguntábamos cómo era posible que el PP se empeñara en recortar la subvención pública. Ahora nos vamos haciendo una idea. El PP jugaba con otras reglas» se quejó Aitor Esteban.