El fiscal interino seguirá el criterio de Maza una vez que la causa de los exconsellers esté en el Supremo

El alto tribunal asumirá la causa de manera inmediata. La Fiscalía solicitó prisión pero no recurrió la puesta en libertad bajo fianza de Forcadell

El nuevo teniente fiscal del Tribunal Supremo Luis Navajas
El nuevo teniente fiscal del Tribunal Supremo Luis Navajas

El Tribunal Supremo asumirá la causa de manera inmediata. La Fiscalía solicitó prisión pero no recurrió la puesta en libertad bajo fianza de Forcadell.

La prisión del ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y del resto de ex consejeros encarcelados la resolverá el teniente fiscal Luis Navajas, provisionalmente al frente de la Fiscalía General del Estado, y con el mismo criterio que ha mantenido hasta ahora la cúpula del Ministerio Público. El Gobierno intenta acelerar todo el proceso tras el repentino fallecimiento del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, en Buenos Aires, e incluso ha planteado la negociación con el PSOE y con Ciudadanos (Cs) con el objetivo de tratar de elevar una propuesta este mismo viernes al Consejo de Ministros. Pero por mucho que se aceleren los trámites, con pronunciamiento del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Parlamento, el nombramiento oficial del nuevo fiscal general no estará listo antes de que se concrete el proceso por el que el Tribunal Supremo (TS) acabará asumiendo la parte de la causa que instruye la Audiencia Nacional, quedándose así con todas las causas abiertas por el desafío independentista en Cataluña.

En las próximas horas la Fiscalía de la Audiencia Nacional presentará el informe que le ha reclamado el Supremo. Hoy, en concreto, se cumplen los cinco días que el juez Pablo Llarera dio a la instructora Carmen Lamela para que remitiese ese informe sobre la investigación que dirige contra el ex presidente Carles Puigdemont y los 13 ex consejeros de su Gobierno por delitos de rebelión y malversación, además de contra el ex jefe de los Mossos d`Esquadra y su teniente, Josep Lluís Trapero y Teresa Laplana. Así como contra los líderes independentistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, por delito de sedición.

Fuentes jurídicas confirman que la previsión es que el informe sea favorable a que el TS se quede con la causa, lo que se produciría, por tanto, de manera inmediata. En el caso de que hubiera discrepancias, la Sala de Competencias resolvería, pero en un plazo también corto.

A partir de ahí, las citadas fuentes anticipan que la posición de la Fiscalía será la misma que ha mantenido durante todo este proceso Maza. Y supone que en el caso de que el Supremo asuma las dos investigaciones, como está previsto, lo primero que hará Llarera será revisar la prisión incondicional preventiva que la juez Lamela ordenó para ocho ex consejeros catalanes y para Sánchez y Cuixart a propuesta del Ministerio Fiscal. Navajas fue parte del equipo de Maza y está en la misma línea. Con 41 años de experiencia en la carrera fiscal fue quien lideró el equipo que representó al Ministerio Público en el interrogatorio a Forcadell y a los otros cinco imputados por el Supremo. Todos ellos en libertad. Por eso «no se espera» ninguna sorpresa de la Fiscalía en un momento en el que tendrá un papel decisivo en la revisión de las medidas cautelares.

En ese sentido, el escenario con el que se trabaja señala que Navajas mantendrá la prisión incondicional como medida cautelar, «pero no sería extraño que no se opusiese a la libertad de Junqueras y de los otros porque la Fiscalía del Supremo no recurrió ya cuando el juez Pablo Llarena dejó en libertad bajo fianza a la ex presidenta del Parlamento catalán Carmen Forcadell y a los demás miembros de la Mesa. Por eso, si siguen el mismo criterio y también aceptan el artículo 155 y “se arrepienten”, lo normal es que se siga el mismo camino». Todos los investigados tienen derecho a pedir declarar voluntariamente cuando quieran, posibilidad que no han utilizado hasta ahora ni los ex consejeros en prisión ni tampoco Jordi Sánchez, ex máximo dirigente de la ANC, ni Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural.

Así, aunque el Ejecutivo no quiera dilatar el nombramiento del nuevo fiscal general del Estado, necesita buscar un colchón de consenso político, pero la situación que abre el vacío dejado por el fallecimiento de Maza no genera alarma en medios gubernamentales. «La continuidad está garantizada y la situación bajo control».

Sobre el perfil del candidato, y si se opta por volver a la opción de un juez, ajeno a la carrera fiscal, desde el Ejecutivo no anticipan nombres ya que este problema inesperado servirá también para medir el diálogo con el PSOE, y en menor medida con Ciudadanos (Cs), justo cuando estos tres partidos sostienen un acuerdo que es el que permitió sacar adelante la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Ayer, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, aseguró que cumplirán «cuanto antes sea posible» con la obligación constitucional y legal de nombrar un nuevo fiscal general del Estado, pero también defendió que son «horas de duelo» que hay que preservar, informa Efe. Sáenz de Santamaría, que participó en el Comité Ejecutivo del PP Andaluz, explicó que el Gobierno quiere preservar el duelo y lamentó que haya «muchos en este país que están perdiendo esa humanidad del respeto a los duelos». Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, confirmó que las Fuerzas de Seguridad del Estado y la Fiscalía van a investigar posibles delitos de infamia, de injurias y calumnias en las redes sociales a raíz de los mensajes que han acompañado al fallecimiento de Maza. El ministro recordó que en la última reforma del Código Penal ya se introdujeron cambios para ser más exigentes en la protección frente a las redes sociales.