El PSOE tumba en el Congreso la aplicación del 155 en Cataluña

La iniciativa presentada por Ciudadanos buscaba retratar al Gobierno en una semana clave para su interlocución con la Generalitat con la cita con Torra en el aire y el Consejo de Ministros en Barcelona

Pleno del Congreso/Foto: Jesús G. Feria
Pleno del Congreso/Foto: Jesús G. Feria

La iniciativa presentada por Ciudadanos buscaba retratar al Gobierno en una semana clave para su interlocución con la Generalitat con la cita con Torra en el aire y el Consejo de Ministros en Barcelona

A escasas 72 horas de la reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra en Barcelona, el PSOE y sus socios de la moción de censura han tumbado la Proposición no de Ley (PNL) de Ciudadanos que instaba al Gobierno a realizar el requerimiento previo a la Generalitat para aplicar el artículo 155 de la Constitución. Tal como adelantara LA RAZÓN, el partido del Gobierno se ha opuesto al primer paso que exige la ley para la intervención de la autonomía por considerar que “no hay hechos jurídicos” que la “fundamenten”, un argumento al que se sumaron también sus socios. Con 174 votos en contra, 163 a favor y una abstención la medida se ha quedado en el cajón en una semana clave para las relaciones entre el Gobierno y la Generalitat. Los socialistas han acusado a Rivera de querer utilizar para su interés el 155, no para el de España, de “banalizar” este artículo constitucional y a Ciudadanos de ser “unos pirómanos y unos irresponsables, aplicando la política de tierra quemada sin aportar ninguna solución”. El partido del Gobierno ha intentado desviar la atención de su voto negativo al 155 atacando directamente a la formación naranja por sus pactos con Vox y asegurando que desde que gobierna Sánchez “en Cataluña se cumple la ley y se hace política”.

En este sentido, el impulsor de la iniciativa, Albert Rivera, ha recordado las llamadas a la violencia del presidente de la Generalitat, la inacción de los Mossos o la nula intención de Torra de cumplir la Constitución. El líder de Ciudadanos ha acusado al Gobierno de ser “cómplice” y “responsable” de los eventuales disturbios que puedan rodear el Consejo de Ministros que se celebrará el próximo viernes en Barcelona. “Si votan en contra lanzarán un mensaje letal, estarán diciendo que les importa más seguir en el poder, el sillón de Sánchez, que defender la Constitución”, ha advertido Rivera. Un voto en contra que, ha augurado, “romperá los puentes futuros para un acuerdo” con los partidos demócratas. El líder naranja ha recuperado la propuesta de diálogo que Sánchez continuamente ofrece a los soberanistas para pedir que ese diálogo se lleve a cabo “con los que quieren defender la Constitución no con quienes quieren liquidarla”.

Rivera ha pasado, entonces, de defender la PNL desde la tribuna a ser el blanco de todas las críticas. Lo más suave que le han dedicado sus señorías ha sido una exigencia de “concreción” sobre las actuaciones ilegales de la Generalitat que desencadenarían la aplicación del 155. El PDeCAT ha tildado la PNL de “pantomima” y ha acusado a Rivera de “desear” que el viernes haya conflictos o inacción de los Mossos en Cataluña. El PNV en una breve intervención les ha afeado que quieran arrogarse el “protagonismo” de una medida –el 155- que es solo potestad del Gobierno, ni siquiera del Parlamento, y la ha considerado una “barbaridad” si de verdad quieren alumbrar una solución política en Cataluña. Unidos Podemos, por su parte, ha aprovechado el debate para pedir a los independentistas la aprobación de los Presupuestos y el PP, el único que ha apoyado la iniciativa, ha vuelto a equiparar “nacionalismo con terrorismo”.