El relevo que no llega

La Razón
La RazónLa Razón

Carme Chacón deja su escaño pero «en ningún caso» la política. Se va a Miami (Florida, Estados Unidos) y lo hace con billete «de ida y vuelta». Durante el próximo curso académico, dará clases de Derecho Comparado a los alumnos de la universidad Miami Dade y volverá a España el 30 de junio. La ex ministra de Defensa no comparte «el calendario y los planes» de la actual dirección –que ha optado por retrasar los cambios y aferrarse a sus cargos–, pero si la agenda prevista varía sustancialmente, podría verse obligada a adelantar su vuelta.

En los próximos meses, la formación liderada por Alfredo Pérez Rubalcaba tiene varias citas importantes. La primera es la Conferencia Política, que se celebrará del 8 al 10 de noviembre y persigue «construir un proyecto socialista renovado que dé respuestas a los retos de nuestra sociedad en el siglo XXI». La ponencia marco del encuentro fue presentada en el Comité Federal del pasado 13 de julio y, entre el centenar de propuestas que incluye, figura «la aprobación de un sistema de primarias abiertas donde todos los/as ciudadanos/as progresistas puedan elegir, junto con los militantes del PSOE, al próximo/a candidato/a a la presidencia del Gobierno».

Aunque algunos dirigentes socialistas como el ex alcalde de San Sebastián Odón Elorza –que esta semana ha pedido que las primarias se celebren en diciembre– quieren que el cambio de cartel se produzca cuanto antes, todo apunta a que la decisión se pospondrá hasta después de las elecciones al Parlamento Europeo de mayo. Además, antes de decidir qué socialista intenta llegar a La Moncloa en 2015, también deberían renovarse las direcciones de muchas de las organizaciones territoriales, de cara a los comicios locales y autonómicos de 2014. Estos movimientos, que previsiblmente se producirán en otoño, condicionarán los apoyos con los que contará cada candidato y, por tanto, sus oportunidades de hacerse con las riendas del PSOE.

A día de hoy, los nombres que suenan con más fuerza son el de la propia Chacón y los de los socialistas vascos Patxi López y Eduardo Madina. El primero, actual secretario general del Partido Socialista de Euskadi (PSE-EE), figura en todas las quinielas desde hace tiempo, aunque no es diputado nacional y eso podría jugar en su contra. En público, pide que se respeten los tiempos de elección e insiste en que es «mucho más importante» el proyecto que la formación pueda ofrecer a la ciudadanía que «la foto de un cartel». El segundo ya ha tanteado sus posibilidades y entre sus bazas están su juventud y la experiencia que ha adquirido como secretario general del Grupo Socialista en el Congreso.

Frente a estos tres hipotéticos candidatos, muchos dirigentes socialistas apuestan por el incombustible Rubalcaba. Su «número dos», Elena Valenciano, fue muy explícita sobre este tema en una entrevista concedida a LA RAZÓN a finales de junio: «Veo a Rubalcaba compitiendo y con posibilidades de ganar». En contra del secretario general del PSOE juega el hecho de que el partido no ha sido capaz de sacar rédito del desgaste del Gobierno y del PP.

Posibles sorpresas

Tampoco se puede descartar la presencia de otros candidatos como el ex director general de la Policía y de la Guardia Civil, Juan Mesquida, o el alcalde de Toledo y secretario general del Partido Socialista de Castilla-La Mancha (PSCM-PSOE), Emiliano García-Page. El mallorquín Mesquida presentó hace unos meses la plataforma ciudadana «Forma parte de la solución» y, aunque ha declarado en alguna ocasión que ésta no está concebida para asaltar la dirección del PSOE, él mismo reconoce que no descarta su presencia en unas primarias. Por su parte, García-Page siempre deja claro que dentro del partido hay «muchos» candidatos posibles.

En este sentido, existe la posibilidad de que otros militantes den un paso al frente y se postulen para encabezar las listas del PSOE en las generales de 2015. «Surgirán muchos nombres cuando se abra el proceso de primarias. Probablemente, haya una cierta ebullición de candidaturas», explicó el portavoz del PSE en el Parlamento vasco, José Antonio Pastor, la semana pasada, justo después de confesar que los candidatos a los que se imagina «compitiendo» son López, Madina, Chacón y Rubalcaba.

Asmismo, hay que tener en cuenta que la participación de «ciudadanos progresistas» en las primarias –a imitación del sistema adoptado por los socialistas franceses para elegir a Hollande como candidato al Elíseo– puede trastocar el tradicional juego de apoyos y dar más de una sorpresa. La solución, en 2014.