Francia condena a 4 años a los etarras Mardaras Orueta y Mateo Esparza

El Tribunal Correccional de París condenó hoy a cuatro años de cárcel a los etarras Oihana Mardaras Orueta e Ibai Mateo Esparza por su acción en Francia como integrantes del aparato militar de la organización terrorista al ser arrestados el 30 de junio de 2009, y ordenó su expulsión.

El tribunal, que los consideró culpables de la totalidad de los cargos por los que habían sido imputados (trece en el caso de ella y once en el de él) dictó la expulsión definitiva de Francia para ambos.

Los dos ya han cumplido entre rejas todo el periodo de la pena y por lo tanto podrían ser excarcelados en las próximas horas, aunque la Fiscalía reconoció que no es seguro que se puedan finalizar a tiempo los trámites para que sean puestos en la frontera española con carácter inmediato.

Mateo tiene pendiente una euroorden española dictada en su contra el 7 de septiembre de 2008 -en el tiempo en que se considera que pasó a la clandestinidad- por su presunta implicación en un atentado en Tolosa

La Audiencia Nacional también imputó a Mardaras como supuesta integrante del comando "Baskatu", al que se atribuyen al menos cuatro atentados bomba en 2008, dos contra medios de comunicación en Vizcaya (EITB y "El Correo") y dos contra intereses turísticos en Cantabria.

Las penas fueron inferiores a las solicitadas por la Fiscalía, que había reclamado seis años de prisión para cada uno, y había hecho hincapié en que durante la primera mitad de 2009 y hasta su arresto ambos estuvieron en un grupo en el que también estaba el etarra Ibai Beobide, condenado varias veces en España por su pertenencia al comando "Baskatu".

Los tres asistieron, en la primera mitad de 2009, a un curso de instrucción en Orleans sobre explosivos o el uso de armas, y en mayo alquilaron con identidades falsas un estudio en Tours (también en el centro de Francia), que fue devuelto a su propietario precipitadamente por Beobide al día siguiente de que fueran capturados los otros dos.

Los dos etarras condenados hoy fueron arrestados en el municipio de Pommerieux, departamento de Mayenne, en el oeste de Francia, tras sufrir un accidente el coche en que circulaban, un Renault Clio robado a comienzos de ese mismo mes de junio de 2009.

El vehículo, conducido por Mardaras, se salió de la carretera y se estrelló contra un poste eléctrico. Mateo resultó herido de gravedad y tuvo que ser hospitalizado.

Los dos terroristas iban armados y llevaban consigo, en diversos soportes informáticos (seis lápices de memoria USB y un disco duro) con documentación relacionada con ETA que incluía propaganda pero también ficheros de carácter operativo sobre la confección de explosivos (cómo fabricar pentrita o una carta-bomba) o sobre diversos miembros de la banda.

El fiscal, Thomas Fiquet, dijo que los elementos encontrados en Francia "vienen a corroborar"el relato que hizo Beobide a las fuerzas del orden españolas tras ser detenido sobre cómo los miembros del comando "Baskatu"se disgregaron tras el atentado contra EITB el 31 de diciembre de 2008 y varios de sus componentes se encontraron unas semanas después en Orleans en "un curso de formación operativa".

Más allá del caso particular de los dos encausados, el representante del Ministerio Público advirtió sobre la "persistencia de la peligrosidad"de ETA, como lo muestra que la mayor parte de sus activistas detenidos en Francia este año estuvieran armados (11 de 17).

Y tras insistir en el "oportunismo"que ha demostrado la banda en el pasado y en cómo aprovechó la tregua de 2006 para rearmarse, comentó que "si mañana decidieran"volver a la lucha armada "están listos para actuar"porque "han mantenido su capacidad para hacer mal".

Hoy, Mardaras y Mateo reivindicaron -como lo hicieron en el momento de su detención- su pertenencia a ETA y la primera, en un breve discurso en francés, criticó a los magistrados que la juzgaban, después de haber denunciado que Beobide al ser detenido en España en febrero de 2010 había sido "salvajemente torturado".

El fiscal destacó que, "como es habitual, se intenta transformar esta audiencia en una tribuna política"cuando de lo que se trata es de establecer responsabilidades de miembros de "la organización terrorista más peligrosa de Europa de los últimos años".