Guerra: «Habrá Gobierno porque al final primará el sentido común»

El exvicepresidente del Gobierno del PSOE ha vaticinado que "habrá Gobierno en España"pero que éste será "bastante débil"

El exvicepresidente del Gobierno y exdiputado socialista Alfonso Guerra.
El exvicepresidente del Gobierno y exdiputado socialista Alfonso Guerra.

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, ha insistido este viernes en que el PSOE, en las negociaciones para formar gobierno, "no puede atender a las dos posiciones que esta manteniendo", en alusión al no a la investidura de Rajoy y al rechazo a unas nuevas elecciones. Por ello, cree que habrá gobierno porque "al final primará el sentido común".

Al respecto, ha afirmado que "es imposible atender a dos de las posiciones que está manteniendo", haciendo alusión al no al presidente en funciones, Mariano Rajoy, y al rechazo a unas terceras elecciones generales. "Creo que al final primará el sentido común", ha afirmado.

Guerra, que ha participado este viernes en la decimoquinta edición de los Cursos de Verano de la Universidad de Málaga (UMA) en la localidad malagueña de Ronda, ha considerado que "habrá un gobierno muy débil, muy complicado, con una legislatura o torturante para el Gobierno o corta".

Vaticina un Gobierno débil

Guerra ha vaticinado que "habrá Gobierno en España"pero que éste será "bastante débil". "Creo que es muy difícil aceptar que no lo haya. Considero que las fuerzas políticas no van a exigir nada en las negociaciones a cambio, puesto que lo van a obtener en el Parlamento, van a conseguir lo que ahora podrían negociar a cambio de un voto afirmativo o una abstención", ha analizado.

A juicio del exvicepresidente, en España, hemos llegado a una "curiosa"situación: "Los partidos se definen por su negación más que por su afirmación, sabemos muy claro qué es lo que no quieren hacer y no tenemos tan claro qué es lo que quieren hacer", ha apuntado.

Guerra ha criticado que el Gobierno del PP "ha abusado de su mayoría absoluta", poniendo como ejemplo que, mientras fue presidente de la Comisión de Presupuesto, la oposición aportó unas las 3.500 enmiendas, aunque "a ninguna se le daba luz verde".

"Yo les preguntaba a los representantes del Gobierno que acudían a la Comisión cuántas podían ser aprobadas y la respuesta era siempre cero. Les advertí que estaban cavando su propia tumba: ahora aprovechando que tienen mayoría no quieren oír nada, cuando dejen de tenerla, nadie querrá hablar con ustedes", ha explicado.