Política

Limpia en Podemos: ni una sola voz crítica en la nueva Ejecutiva

Cinco caras nuevas y seis dirigentes que cambian de funciones con el objetivo de reconstruir el partido tras la debacle electoral

El nuevo secretario de Organización de Podemos, Alberto Rodríguez
El nuevo secretario de Organización de Podemos, Alberto Rodríguez

Cinco caras nuevas y seis dirigentes que cambian de funciones con el objetivo de reconstruir el partido tras la debacle electoral.

Unidad y cierre de filas ante Pablo Iglesias tras un denso debate sobre la necesidad de reiniciar el partido para convertirse en la herramienta de cambio para la que nació.

A pesar de que Pablo Iglesias ha responsabilizado a los territorios de los resultados en las elecciones autonómicas, apuntando a la “confusión” que produce que cada partido se presente de manera distinta en cada territorio y al hecho de la “falta de liderazgo” autonómico, se ha vuelto a producir un alegato a la unidad y reconstrucción en Podemos.

Tras el debate, la Ejecutiva ha aprobado con 42 votos a favor, ninguno en contra y 6 abstenciones la nueva Ejecutiva del partido. Como ya adelantó este diario, tras el descalabro electoral, la formación ha optado por renovar la dirección de poder para acallar las críticas internas que llamaban a la necesidad de forzar un debate sobre la refundación del partido. Sí el primer movimiento de Pablo Iglesias fue el de apartar a Pablo Echenique como secretario de Organización tras la debacle territorial, y designar al diputado canario, Alberto Rodríguez en su puesto, ahora ha decidido reorganizar el resto de áreas con varios cambios aprobados ante el órgano de decisión del partido.

En la lista de la nueva Ejecutiva, a la que ha tenido acceso este diario, no queda ni rastro de las pocas voces críticas que aún se mantenían dentro de la cúpula del partido. El errejonista Pablo Bistunduy abandonó definitivamente la formación a principios de esta semana y Auxiliadora Honorato no renueva ningún cargo de poder dentro de la formación.

Pablo Iglesias seguirá siendo el secretario general, e Irene Montero la portavoz parlamentaria, pero cede su hasta ahora secretaría de acción a Pablo Echenique, que completará ahora con las áreas de acción institucional y programa, pero que cede la portavocía de la Ejecutiva de Coordinación del partido a Ione Belarra. Noelia Vera será de adelante la portavoz del partido, mientras que la secretaría de participación que antes lideraba la asumirá ahora Ana Marcello, junto a la secretaría de círculos. Rafael Mayoral mantiene su secretaría de sociedad Civil, al igual que Nacho Álvarez que controlará el área económica. Ione Belarra sigue escalando poder dentro de la formación y deja el área de servicios sociales del que se ocupaba para asumir la secretaría de coordinación ejecutiva, que antes ocupaba Idoia Villanueva, que ahora asume las competencias internacionales después de que Pablo Bistunduy abandonase la formación esta misma semana. Juanma del Olmo, que no revalidó su cargo como diputado en el 28-A, seguirá siendo secretario de Comunicación. Gloria Elizo continuará al frente de la secretaría de políticas contra la corrupción y Sofía Castañón al frente de la secretaría de feminismos y cultura. Pilar Garrido se ocupará de nuevo de la secretaría de políticas sociales, al igual que Meri Pita, de la secretaría de Plurinacionalidad.

También ha sido aprobado el nacimiento de varias nuevas secretarías dentro de Podemos como la de análisis electoral y discurso que pilotará Txema Guijarro, o la de Miguel Urbán, que asumirá las competencias de memoria histórica. Otra de las nuevas secretarías será la que dirija Pablo Fernández Santos que estará destinado a ocuparse de la problemática de la España vaciada y del ámbito rural.