Iglesias mueve ficha: renunciará a ministerios si el Congreso tumba en julio la coalición

El líder de Podemos pide a Sánchez que compruebe en la sesión de investidura del 22 los apoyos con los que contaría un gobierno conjunto con Podemos

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias

Frente al inmovilismo de Pedro Sánchez y apenas 24 después de que se fijara para el próximo 22 de julio la fecha para celebrar el pleno de investidura, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, lanza una nueva oferta.

Frente al inmovilismo de Pedro Sánchez y apenas 24 después de que se fijara para el próximo 22 de julio la fecha para celebrar el pleno de investidura, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, lanza una nueva oferta. Plantea que el presidente en funciones lleve a esta sesión un acuerdo programático y de Gobierno de coalición con Podemos para testar los apoyos que esta fórmula tiene en la Cámara Bajara. Si no logra reunir una mayoría suficiente y, por lo tanto, no sale adelante la investidura, Iglesias se compromete a modificar su actual exigencia de entrar en ese Ejecutivo compartido. Así lo explicado el secretario general de la formación morada en un artículo que publica este miércoles en La Vanguardia.

Este movimiento sobre el tablero busca contrarrestar el argumento utilizado desde Ferraz y Moncloa, según el cual, la coalición entre PSOE y Podemos no es factible porque, a diferencia de lo que sucede en algunas comunidades en las que ambos partidos sí han alumbrado un cogobierno, en el Congreso no suman juntos la mayoría absoluta. "Pedro Sánchez me ha dicho todas las veces que hemos hablado durante el mes de junio que apostaría por un gobierno de coalición con nosotros si sus diputados y los nuestros sumaran mayoría absoluta en el Congreso. Pero al no sumar juntos esa mayoría, me decía el presidente, sería casi imposible lograr los apoyos suficientes para sacar adelante la investidura. Para Pedro Sánchez, un acuerdo de coalición con nosotros situaría la obtención de apoyos para la investidura más lejos que un acuerdo de colaboración parlamentaria", relata Iglesias.

En ese contexto, Iglesias subraya que lo "más sensato para sacar adelante la investidura es lograr un acuerdo integral de gobierno de coalición"y, por ello, invita a Sánchez y al PSOE probar qué apoyos obtendría esa fórmula en la votación del día 23. Si, por el contrario, no sale adelante, tal y como vienen asegurando en las últimas semanas los portavoces socialistas, Podemos repensará sus actuales posicionamientos: "Si se verifica la hipótesis del PSOE y la investidura no sale adelante tras presentar un acuerdo integral de gobierno de coalición, nosotros nos comprometemos a revisar nuestra posición". En el caso de que el Congreso si avale la fórmula del Ejecutivo compartido entre el PSOE y Podemos, Iglesias le recuerda al presidente que se habrá concretado el escenario que el propio Sánchez reconoció como positivo en campaña electoral: "Si la investidura saliera adelante, se cumpliría el deseo declarado tanto por el PSOE como por Unidas Podemos: un gobierno de coalición progresista y plural, que superara de una vez la situación de bloqueo en la que estamos".

"Pensamos que el interés de España está en un acuerdo integral de gobierno que garantice políticas sociales y al menos 165 diputados (que son más que los que tienen las tres derechas) bajo la fórmula habitual en la gran mayoría de los países de la Unión: la coalición de gobierno", añade Iglesias en el artículo, antes de lamentar la forma en la que desde Moncloa se agita el fantasma de unas nuevas elecciones en noviembre: "La amenaza de repetición electoral que por desgracia hemos escuchado a algunos exponentes del PSOE, además de suponer una falta de respeto a los ciudadanos daría la oportunidad a las derechas de recuperar el poder".

Respecto al debate en torno a si la posición de Podemos sobre Cataluña podría ser un obstáculo para que el PSOE admitiera la entrada de dirigentes de Podemos en el Consejo de Ministros, Iglesias asegura en el artículo que firma en La Vanguardia su convencimiento de que, en esa eventual coalición, sería el PSOE el partido al que le correspondería liderar la gestión de esta materia: "Pensamos que una hoja de ruta que deje atrás la excepción y la fractura pasa por recomponer el diálogo institucional y entre partidos y sociedad civil, construyendo entre todos vías democráticas. Queremos dejar claro también que asumimos que nuestro peso electoral no permite que nuestras propuestas como espacio político sean líneas rojas". No en vano, Podemos prometió este lunes "lealtad"a Sánchez respecto a Cataluña si se concreta la coalición y En Comú Podem -cuyos siete diputados se integran en el grupo de Unidas Podemos- renunció esta semana a incluir el referéndum entre sus exigencias a Sánchez para avalar su investidura.

La estrategia de Iglesias de plantear a Sánchez que lleve al pleno de julio un Gobierno de coalición pasa por la convicción existente en la dirección morada de que está vía contaría con los apoyos necesarios para salir adelante. De hecho, ERC y Bildu -que suman 19 diputados- ya han afirmado públicamente que verían con buenos ojos este acuerdos y desde el PNV, por su parte, han dejado claro que la coalición no sería un problema para votar a favor de la investidura. La oferta es clara: quiere que el presidente pruebe si la tesis de Moncloa de que la coalición con Podemos resta es cierta. Si se comprueba que así es, Iglesias dará marcha atrás. Si, en cambio, sale adelante, Podemos habrá ganado.