José María García Urbano, alcalde de Estepona: "Mi receta: escuchar a los vecinos sin propuestas fantasiosas"

Es el más votado de España: logró 21 concejales de los 25 que integran la Corporación, lo que supone casi el 70% de todos los votos emitidos

José María García Urbano, alcalde de Estepona
José María García Urbano, alcalde de Estepona

Es el más votado de España: logró 21 concejales de los 25 que integran la Corporación, lo que supone casi el 70% de todos los votos emitidos.

Hubo un tiempo en que los partidos lograban mayorías absolutas y podían gobernar con tranquilidad, haciendo y deshaciendo a su antojo. Considerado una excepción en la actualidad, en estas elecciones un puñado de alcaldes obtuvieron unos porcentajes de voto que difícilmente se alcanzarían a nivel nacional.

José María García Urbano es una de esas excepciones. Es el alcalde más votado entre las localidades de más de 50.000 habitantes. Se adjudicó este título en las elecciones de 2015, cuando consiguió el 60% de los votos en Estepona y el domingo revalidó la alcaldía y ese honorífico diploma. Registrador de la propiedad, notario y abogado del Estado explica a LARAZÓN en una conversación telefónica que está «muy agradecido». De voz serena y tranquila, contactar con él ha sido complicado. Ayer decidió pasear por la ciudad y compartir con sus vecinos la resaca electoral para agradecerles personalmente la confianza en su gestión. No es para menos. Logró 21 concejales de los 25 que integran la Corporación, tras alcanzar 17.083 votos, lo que supone casi el 70 por ciento de votos emitidos en Estepona. De esta forma, el líder popular consiguió mejorar los ya de por sí buenos resultados de las municipales de 2015 donde el PP obtuvo 17 concejales, 14.214 votos y un apoyo del 59,77% de los votantes. «Es un orgullo que los vecinos me hayan dado este respaldo mayoritario, que es una gran recompensa al trabajo y la dedicación por hacer de Estepona una ciudad referente y cada día mejor». Reconoce que no hay receta ni pócima mágica para conseguir un victoria tan espectacular pero si tuviera que enumerar los ingredientes de su gesta apunta «trabajo, seriedad, tener credibilidad, cumplir los programas electorales y cercanía». No en vano, la política municipal se trata de escuchar y «formular un tipo de propuestas que no sean fantasiosas, que sean necesarias y creíbles». Confiesa que está tranquilo y satisfecho con este resultado porque tener una mayoría holgada para gobernar le permitirá «tomar decisiones con garantía de éxito» para seguir transformando por completo su localidad, a base del cambio urbano que ha atraído a miles de residentes y turistas.

Alcalde desde 2011, siempre con mayoría absoluta, en estas elecciones concurrieron por primera vez Ciudadanos y Vox y aunque, a priori, el hecho de que participaran más formaciones hacía peligrar sus expectativas electorales, finalmente su victoria volvió a ser holgada. «La gente cuando deposita su voto, lo hace de manera individual y nadie puede imaginar cuál es la respuesta colectiva», explica. «Hay un sentimiento de tranquilidad porque somos un equipo que da credibilidad y porque todo lo que decimos, lo hacemos», explica con orgullo. El resultado es un espaldarazo a su gestión y un motivo de satisfacción para la dirección general del Partido Popular. «En Madrid están muy contentos con que el alcalde más votado de España sea del PP. He recibido varias llamadas de la dirección general», asegura. No es para menos. El PP fue uno de los vencedores de la noche electoral, al recuperar la alcaldía de la capital y retener la Comunidad. En Málaga obtuvieron también muy buenos números. El PP logró la mayoría absoluta en Marbella y Alhaurín el Grande y amplió las de Estepona y Fuengirola.