MENÚ
sábado 20 julio 2019
21:35
Actualizado

Josep Ramón Bosch: “No le permitiremos a Torra ni una más”

Advierte que Societat Civil Catalana será implacable ante los desafíos del president de la Generalitat y prevé un “otoño caliente” del independentismo tras la sentencia.

  • Josep Ramón Bosch / Foto: Shooting
    Josep Ramón Bosch / Foto: Shooting

Tiempo de lectura 4 min.

24 de marzo de 2019. 05:32h

Comentada
Javier Gallego.  24/3/2019

Recién llegado de Madrid, donde ha mantenido un encuentro con corresponsales extranjeros, Josep Ramon Bosch (Santpedor, 1963) advierte que Societat Civil Catalana será implacable ante los desafíos de Quim Torra y prevé un «otoño caliente» del independentismo tras la sentencia.

-El jueves presentaron una denuncia contra Quim Torra.

-Societat Civil Catalana no quiere judicializar la política catalana y lo que nosotros queremos es que la Justicia actúe lo menos posible, pero no permitiremos ni una más. Hemos decidido emprender acciones legales contra Torra y hemos pedido su inhabilitación porque ha desobedecido de forma flagrante un requerimiento de la Junta Electoral.

-Usted no es muy partidario del 155 ahora. ¿Lo sigue manteniendo tras la desobediencia de Torra?

-Yo no renuncio al 155, creo que ha sido una de las grandes aportaciones que hemos tenido en Cataluña en un momento de inestabilidad muy importante, cuando había un golpe de Estado en marcha. Aportó seguridad jurídica para que el flujo de empresas que se estaban marchando se frenara. El 155 solo se podrá aplicar tras las elecciones y cuando haya un consenso muy amplio. Pedimos altura de miras y que se aplique cuando sea conveniente.

-Es decir, por ahora, mantiene su rechazo al 155.

-Valoramos muy positivamente el 155, pero denunciamos su banalización. No se puede usar como arma electoral cuando es un arma de Estado. Pedimos a PP, PSOE y Cs que se pongan de acuerdo. Nosotros denunciamos la ilegalidad en Cataluña pero entendemos que en estos momentos, Torra, más allá de las bravatas, está cumpliendo la legislación. No podemos hacer un mal uso del 155. Se tiene que aplicar cuando haya un caso flagrante de no aplicación de la justicia o inseguridad jurídica –ahora entendemos que hay en Cataluña–. Cuando se aplique, que sea con todas las consecuencias, no de forma timorata.

-¿Cómo se puede frenar esta dinámica de desafío al Estado y parálisis política en Cataluña?

-La única forma es que los partidos constitucionalistas ganen. Sin eso, es muy difícil cambiar estas dinámicas de huida para adelante. Los separatistas ya han dicho que volverán a intentarlo. Vivimos un septiembre y octubre de 2017 demoledores para la convivencia en Cataluña. Esto podemos volver a vivirlo una vez haya sentencia contra los presos.

-En este caso, ¿cómo cree que se puede ampliar la base constitucionalista para que ganen?

-Hay un sentimiento de catalanidad muy profundo que está secuestrado por el nacionalismo e independentismo y se tiene que recuperar. Se tienen que poner de acuerdo PSC, PP, Cs y un catalanismo no independentista para gobernar Cataluña. Esta es nuestra apuesta.

-¿Comparte que Pedro Sánchez tienda la mano a los independentistas?

-Creo que Pedro Sánchez no ha tendido la mano a los independentistas. También Mariano Rajoy habló o, en su momento, Suárez pactó con Tarradellas para constituir la Generalitat. Siempre han existido puentes entre el nacionalismo y el Gobierno. Pero la centralidad de Cataluña está en un catalanismo no independentista.

-¿Entiende los vetos entre partidos constitucionalistas, como Cs a Sánchez?

-No tenemos una postura política sobre lo que hacen los partidos. Solo pedimos que los tres grandes partidos se pongan de acuerdo. Entendemos las diferencias ideológicas y que ahora vienen tiempos electorales y será difícil ponerse de acuerdo.

-Este periodo electoral está tensionando a SCC.

-Sí, claro. Hay transversalidad. Hay gente de PP, Cs, Vox, Podemos, catalanistas o federalistas. Es muy difícil la convivencia de tantas sensibilidades, pero para todos nosotros hay dos principios que nos marcan el terreno: la Constitución y el Estatuto. Dentro de este marco legal, encontramos formas de entendernos todos juntos.

-¿Qué papel debe jugar Societat Civil Catalana en el horizonte más inmediato?

-Debe jugar un papel conciliador entre todas las fuerzas constitucionalistas, que no están en su mejor momento por el periodo electoral. Y hacer un relato positivo de España a los catalanohablantes, que son los que más han asumido el independentismo. Hay que explicar que España es un proyecto de futuro. Pero también hay que explicarles al resto de españoles que los catalanes no son independentistas, que la mayoría de gente nos sentimos profundamente españoles.

-¿Temen que una condena alta a los presos devuelva a Cataluña a octubre de 2017?

-Es posible que tengamos un otoño muy caliente. No olvidemos que siguen habiendo dos millones de independentistas. Por tanto, si hay sentencias elevadas, prevemos que los separatistas calentarán la calle desde la Diada hasta el 1-O. Habrá una movilización fuerte y un nuevo empuje en el procés.

Últimas noticias