MENÚ
martes 22 octubre 2019
18:00
Actualizado

La amenaza de la abstención

En la repetición electoral de 2016 la abstención aumentó en más de tres puntos, lo que benefició al PP de Rajoy. Ahora, según las encuestas, el hartazgo de la ciudadanía podría llevar reducir la participación en más de cinco puntos.

  • La amenaza de la abstención

Tiempo de lectura 4 min.

18 de septiembre de 2019. 09:27h

Comentada
Pablo Gómez 18/9/2019

ETIQUETAS

Las cuartas elecciones generales en cuatro años. La incapacidad de los partidos políticos para ponerse de acuerdo en torno a una investidura ha convertido en realidad lo que en el mes de julio parecía una estrategia negociadora con la que Pedro Sánchez trataba de aumentar la presión sobre el resto de partidos. Ahora todas las cartas están boca arriba y los españoles ya saben que tendrán que volver a votar el 10 de noviembre. En las últimas semanas, tanto el CIS como las principales empresas demoscópicas han publicado encuestas sobre lo que podría ocurrir en esos nuevos comicios. Y el denominador común de todos estos estudios es que el PSOE repetiría como primera fuerza pero volvería a necesitar a Podemos, al PP o a Ciudadanos para gobernar o, al menos, para superar una investidura. Y aunque aún es pronto para calibrar el impacto que las nuevas elecciones podrían tener en una posible desmovilización del electorado, hay algunas pistas que insisten que la abstención podría crecer notablemente el 10-N. El CIS, en su último barómetro, presentó únicamente los datos de voto directo, sin cocina. Descontó, por tanto, las previsiones sobre la abstención. La última encuesta de NC Report para LA RAZÓN, publicada el pasado día 2, sí estimaba este fenómeno: la abstención podría crecer más de cinco puntos sobre lo que ocurrió el 28 de abril. En concreto, subiría 5,2 puntos al pasar del 28,2% al 33,4%. Se trata de un movimiento lo suficientemente relevante como para añadir incertidumbre a la repetición electoral. En el precedente de 2016, la abstención también aumentó cuando se repitieron los comicios. Del 20-D al 26-J, la desmovilización se dejó sentir y benefició al candidato popular, Mariano Rajoy: aumentó la abstención en 3,3 puntos, al pasar del 26,8% en 2015 al 30,1% en 2016.

En lo que se refiere al baile de porcentajes entre las distintas encuestas, destaca que el PSOE volvería a ganar y que el PP recuperaría parte del terreno perdido. El partido de Sánchez lograría entre los 145 escaños que le asigna Sigma Dos y los 127 que le da NC Report en su horquilla más baja. Gad3, por su parte, estima que el PSOE podría situarse en los 137 escaños en la Cámara Baja, lo que supondría un crecimiento de 14 diputados sobre el 28-A. El PP dejaría atrás el peor resultado de su historia, esto es, los 66 diputados que logró en abril. Todas las encuestas conceden a la formación de Pablo Casado una representación en el Congreso en el entorno de los 80 diputados: 78 según Sigma Dos, 82 para Gad3 y entre 84 y 87 según la estimación de NC Report para este diario. El tercer puesto que Ciudadanos logró en las elecciones de abril no estaría asegurado en unos nuevos comicios. No, al menos, para todas las encuestas. NC Report, por ejemplo, sí estima que el partido de Albert Rivera, con entre 49 y 52 escaños, quedará por delante de Unidas Podemos. También Gad3, que concede al partido naranja 45 diputados, 12 menos de los que tiene en la actualidad. Sigma Dos, sin embargo, sitúa a los de Rivera como cuarta fuerza con 34 asientos en el Parlamento. Unidas Podemos, el partido que, a priori, estaba llamado a ser el socio prioritario del PSOE de Sánchez, retrocedería en unas nuevas elecciones aunque no sufriría una debacle. Los de Pablo Iglesias, según estas tres encuestas, lograrían una representación en el Congreso que se situaría en el entorno de los 40 diputados: 35 escaños estima Gad3, 40 pronostica Sigma Dos; y entre 33 y 36 para NC Report. Vox se situaría, según las encuestas, entre los 14 y los 17 diputados, lejos de los 24 que logró en abril. Al margen de estos sondeos, el CIS publicado el 12 de septiembre ofreció datos directos de voto, metodología que le hace diferir del resto de empresas. Según ese barómetro, el PSOE lograría el 29,7%, casi el triple del PP, que quedaría estancado en el 11,6% como segunda fuerza.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs