La Audiencia investigará a 76 etarras por falsear documentos para reducir sus condenas

La etarra Inés del Río salió en libertad gracias a la aplicación de la «doctrina Parot» y figura en la denuncia por usar documentación falsa
La etarra Inés del Río salió en libertad gracias a la aplicación de la «doctrina Parot» y figura en la denuncia por usar documentación falsa

La Audiencia Nacional investigará a 76 etarras por falsificar documentos académicos para redimir sus condenas, en algunos casos hasta en un 50%. Así, admite a trámite la denuncia presentada por el Colectivo de Víctimas (Covite) en la que instaba a examinar los títulos otorgados por dos universidades vascas.

La Audiencia Nacional investigará a 76 etarras por falsificar documentos académicos para redimir sus condenas, en algunos casos hasta en un 50 por ciento. De este modo, el Alto Tribunal admite a trámite la denuncia presentada el pasado 19 de octubre por el Colectivo de Víctimas del País Vasco (Covite), en la que instaba a examinar también la obtención de títulos falsos otorgados por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) y la UNED de Bergara.

El Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia abrirá así diligencias tras esta denuncia en la que constaban pruebas de los citados documentos falseados: Varios DNI con números correlativos, números de identificación duplicados o manipulación de fechas que indicaban que cursaron los exámenes de acceso hasta diez años después de haber comenzado los estudios. En otros casos, ni siquiera aparecían reflejadas las vías de acceso a la Universidad.

Para acusar a estos 76 etarras de un delito de uso continuado de documentación falsa, las víctimas se acogieron al artículo 393 del Código Penal: «El que, a sabiendas de su falsedad, presentare en juicio o, para perjudicar a otro, hiciere uso de un documento falso de los comprendidos en los artículos precedentes, será castigado con la pena inferior en grado a la señalada a los falsificadores».

El Colectivo de Víctimas alertó de que, precisamente, muchos de los denunciados habían utilizado estos documentos para beneficiarse de la derogación de la «doctrina Parot» y ser excarcelados. En algunos de los casos denunciados, las reducciones de condena por estar realizando estudios podrían haber supuesto hasta la mitad de la condena. Así, se ponía como ejemplo el caso del etarra José Ignacio Gaztañaga Bidaurreta, que según la documentación aportada redujo su pena de prisión doce años a raíz de los beneficios obtenidos del trabajo y los estudios. En su expediente, sin embargo, aparecían graves incongruencias en las vías de acceso a la universidad.

En la lista aparece también Inés del Río Prada, la etarra que llevó a Estrasburgo la «doctrina Parot», y que, según figura en los datos facilitados por Covite, no consta vía de acceso alguna en los registros (ni Selectividad ni mayores de 25) y su DNI es falso (99999177). Una situación que se repite en el caso de José Antonio López Ruiz, alias «Kubati», cuyo DNI falso era 99999197, apenas varía un número respecto al de Inés del Río.

Otro de los denunciados es el ahora dirigente de Sortu Joxean Agirre Agirre, quien supuestamente obtuvo la carrera de Sociología pese a que realizó la Selectividad en 2001, más de diez años después de iniciar sus estudios universitarios (1988). El DNI que aparece en el expediente de Agirre (99999171) es falso. El etarra Ramón Aldasoro Magunacelaia, por ejemplo, alegó haber realizado la selectividad diez años después de comenzar sus estudios universitarios. Y así hasta 76.

El Colectivo de Víctimas del País Vasco advirtió a la Audiencia de que el elevado número de etarras que se había acogido a esta práctica fraudulenta ponía de manifiesto que se trata de una estrategia orquestada por la banda terrorista.