La cooperación también se traspasa en Afganistán

La AECID transferirá este año a las autoridades afganas la gestión de los proyectos de desarrollo en la provincia de Badghis. Desde 2006 ha invertido más de 340 millones

El Ejército español «inaugura» una pasarela para que los niños de  Abzi - Khuda puedan llegar  a la escuela sin atravesar un arroyo
El Ejército español «inaugura» una pasarela para que los niños de Abzi - Khuda puedan llegar a la escuela sin atravesar un arroyo

La provincia de Badghis es la segunda más pobre y atrasada de Afganistán. Hasta hace unos años ni siquiera había electricidad, pero poco a poco comienza a crecer. A ello ha contribuido mucho la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), que desde hace siete años trata de mejorar las condiciones de vida de la región. Ahora, cuando concluya el repliegue de las tropas españolas, los cooperantes también se irán de allí y cederán a las autoridades afganas la dirección del proceso de reconstrucción. Durante todo este tiempo, la agencia ha invertido cerca de 340 millones en la zona, más del doble, por ejemplo, de lo gastado por Italia. Ellos hacen los grandes proyectos a largo plazo (escuelas, centros de salud), mientras que los militares españoles de la Unidad Cívico Militar (CIMIC) se encargan de operaciones más concretas y focalizadas en pequeñas poblaciones.

"No había un sitio peor para trabajar", así define la cooperante Carmen Blanco la situación con la que se encontraron al llegar. Ella lleva más de tres años en Afganistán, encuadrada en uno de los Equipos de Reconstrucción Provinciales (PRT) y no duda en afirmar que el equipo español "es un modelo reconocido". Entre otras cosas, porque todos los proyectos que realizan han sido estudiados con las autoridades locales según sus necesidades. Además, para acercarse más a la población, con ellos trabajan cerca de 400 ciudadanos afganos.

En todos estos años, la Agencia ha rehabilitado, ampliado y equipado el Hospital Provincial de Qala i Naw y ha levantado siete clínicas rurales que ofrecen atención a más de 140.000 habitantes. También ha construido una red de agua para consumo doméstico y de saneamiento en la ciudad, de la que se benefician unos 19.000 habitantes. Son algunos de los ejemplos de ayuda española en el ámbito sanitario y de saneamiento, pero también han construido tres institutos de educación secundaria, seis escuelas primarias en zonas rurales desfavorecidas o un Centro de Formación Multiusos donde actualmente se forman 383 profesores, 60 de los cuales son mujeres. Y no se olvidan de la agricultura, de la gobernabilidad local o de la mujer. Y es que, como asegura otro de los cooperantes, David Gervilla, en Badghis "hemos tenido que actuar en todos los ámbitos, no como en otros países"donde se centran en uno o dos. "Para un cooperante es un reto", afirma, y añade que "España lo ha hecho mucho mejor que otros países".

Pero ahora, una vez concluya la misión de las tropas españolas, Aecid va a transferir la gestión de los proyectos a las autoridades afganas, que serán los encargados de garantizar el desarrollo de la región, además de la seguridad. Durante los últimos meses se han centrado en la formación del personal afgano que se encargará de "sustituirles".

Los proyectos y la inversión están garantizados hasta diciembre de 2014. A partir de ahí, serán los propios afganos los que tendrán que contribuir a su propio desarrollo.