La declaración de Petrov, clave para decidir si se cita al ex alcalde de Lloret

El regidor de CiU admite su relación con el presunto líder de la mafia rusa, pero niega haber recibido «un solo euro»

En la imagen, el ex alcalde de Lloret, Xavier Crespo
En la imagen, el ex alcalde de Lloret, Xavier Crespo

El supuesto cabecilla de la red de blanqueo de la mafia rusa asentada en la Costa Brava, Andrei Petrov, declarará hoy ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. No estará solo.

El supuesto cabecilla de la red de blanqueo de la mafia rusa asentada en la Costa Brava, Andrei Petrov, declarará hoy ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. No estará solo. Junto a él también comparecerán ante el magistrado que investiga la trama el padre de Petrov, B. P., y la arquitecta Pilar G., a quien se interrogará sobre determinados proyectos suyos hallados en el registro practicado en el Ayuntamiento de Lloret. De las declaración que tome el juez Velasco y de los informes policiales dependerá, en buena medida, que el instructor decida llamar a declarar al ex alcalde de Lloret, ahora diputado del Parlament, Xavier Crespo (CiU), quien ayer negó haber recibido «un solo euro» de la supuesta trama.

Este Consistorio está gobernado por CiU desde 2003, por lo que la Guardia Civil y el Ministerio Público investigan las conexiones entre la federación nacionalista y la mafia rusa. Crespo quiso reaccionar ayer a todas las acusaciones que se vierten sobre su persona, y que se desprenden de la investigación de la Fiscalía. Concretamente, se le acusa de haber firmado convenios con la empresa Diagnostic Development Company SL, que tenía como administrador único a Petrov. El Ministerio Público considera que Crespo cobró dinero de la banda mafiosa rusa desarticulada, además de posibles regalos.

En una entrevista concedida a la emisora de radio Rac1, Crespo negó haber recibido dinero procedente de la empresa de Petrov, e incluso aseguró desconocer que el cabecilla detenido pertenecía a la mafia rusa, pese a que en pocos años pasó de trabajar como churrero a amasar millones de euros y estar introducido en el tejido social y económico de la zona.

El ex alcalde de Lloret aseguró ayer que «nunca he recibido ni un sobre, ni un euro, ni de Petrov ni de nadie». Crespo denunció que todas estas acusaciones que están apareciendo «son una infamia». En todo momento aseguró desconocer que la citada empresa de Petrov pertenecía a la mafia rusa. «Niego todas estas acusaciones», aseguró Crespo, que subrayó que no se ha planteado dejar su acta de diputado si fuera imputado porque considera que no se llegará a esta situación.

Queda por ver ahora lo que decidirá el juez de la Audiencia Nacional que instruye este caso, Eloy Velasco. De momento, aún tiene que tomar declaración a Petrov y a su padre Boris, presumiblemente hoy. Esta banda está acusada de blanquear unos 56 millones de euros, operando en toda Cataluña pero con sede en Lloret. Invirtieron en restaurantes y zonas comerciales, entre otros muchos asuntos.

El diputado convergente incluso se mostró sorprendido por la detención de Petrov. «Mi relación con él ha sido la de hacer cumplir la legalidad, insistió. Crespo reiteró que «tanto mi actuación como la del ayuntamiento en relación con los asuntos urbanísticos ha sido impecable. No se ha hecho nada que no permitiera la ordenanza urbanística».