La Junta falseaba el Presupuesto para pagar los ERE

La Razón
La RazónLa Razón

La Consejería de Economía y Hacienda transfería anualmente el dinero a la Agencia IDEA para que abonara los pagos por orden de la Consejería de Empleo con cargo al «fondo de reptiles». El dinero iba destinado a pagar las prejubilaciones y las subvenciones directas a empresas sin publicidad ni libre concurrencia. Lo llamativo es que el calendario de pagos ocultaba que los fondos públicos destinados a esta materia no fueran subvenciones –como reclamó hasta en 15 ocasiones la Intervención General– sino que se computaban como transferencias de financiación al ente instrumental, lo que permitía obviar los controles que hubieran impedido el fraude. Esta es la tesis que mantiene la jueza Mercedes Alaya y el motivo principal de la imputación de todos aquellos que por acción u omisión han permitido la implantación de este modelo durante una década en el seno de la Junta de Andalucía. La documentación a la que ha tenido acceso ese periódico muestra cómo desde la Consejería de Hacienda se facilitaba esta práctica.

La Dirección General de Tesorería y Deuda Pública de la Consejería de Economía y Hacienda elaboraba anualmente el calendario de pagos para atender los programas de los centros directivos. En el caso de la Dirección General de Trabajo y Seguridad Social de la Consejería de Empleo se remitían, previo paso por la Viceconsejería de Empleo, las necesidades financieras para atender los abonos de ese año. Con el Presupuesto aprobado, el mecanismo se ponía en marcha. Los pagos hacia la Agencia IDEA –la empresa pública que pagaba el dinero tras una simple orden de Empleo– por el departamento que dirigieron Magdalena Álvarez y José Antonio Griñán se ordenan de manera mensual, siempre por la misma cantidad, salvo el primer mes del año en el que se suele incluir una cantidad mayor para cuadrar el desfase del anterior ejercicio. Esta práctica se repite hasta que se cambió el sistema, ya con la investigación judicial en marcha, en 2012.

En la justificación para la elaboración del calendario de pagos, el centro directivo de la Consejería de Economía y Hacienda se ampara en la Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Andalucía que autoriza créditos a la Agencia IDEA en concepto de «transferencias corrientes». Por ejemplo, en el caso del ejercicio 2006 el total asciende a 78.331.000 euros, de los que 77.291.000 corresponden a la partida 31.L, conocida como «fondo de reptiles». Las cantidades van destinadas a «atender actuaciones incluidas en el Programa de Actuación, Inversión y Financiación» del ente instrumental.

El uso de las transferencias de financiación para el pago de subvenciones constituye una práctica irregular. El ex director general de Presupuestos de la Junta de Andalucía Antonio Lozano, así lo admitió ante la magistrada durante su breve declaración. También lo hizo su sucesor en el cargo, Buenaventura Aguilera, cuando declaró como testigo ante los agentes de la Guardia Civil.

Hoy está citado ante Alaya el ex viceconsejero de Economía y Hacienda entre 1990 y 2004, José Salgueiro. Según la jueza, el «número dos» de Magdalena Álvarez fue «la persona que dictó las normas en las que se recogía el concepto presupuestario de las transferencias de financiación a través de la orden de 4 de junio de 2003».