La Policía investigará su intervención en los actos vandálicos del 22M

Un joven tira una piedra, al término de las marchas por la dignidad
Un joven tira una piedra, al término de las marchas por la dignidad

La Policía Nacional investigará la intervención de los antidisturbios en la manifestación del pasado sábado en Madrid, después de que haya sido criticada por sindicatos policiales y agentes porque 67 de éstos resultaran heridos.

La Policía Nacional investigará la intervención de los antidisturbios en la manifestación del pasado sábado en Madrid, después de que haya sido criticada por sindicatos policiales y agentes porque 67 de éstos resultaran heridos, mientras que uno de los arrestados ese día ha ingresado hoy en prisión.

Además la Jefatura Superior de Policía ha aclarado hoy que en la manifestación en la que confluyeron las «Marchas de la Dignidad» hubo 21 detenidos -tres de ellos menores de edad- y no 24 como se informó inicialmente, ya que tres personas que fueron contabilizadas como arrestadas sólo fueron identificadas por los agentes.

De estos los 19 detenidos mayores de edad que han pasado hoy a disposición del Juzgado de Instrucción número 30, todos han quedado en libertad, aunque con imputaciones por los delitos de atentado a agente de la autoridad o desórdenes públicos, menos un joven que ingresará en prisión por esas dos imputaciones más un delito de lesiones contra un agente.

Este detenido es Miguel M.S., al que la Policía -que le identifica como un joven madrileño de 21 años- había imputado un delito de homicidio en grado de tentativa por golpear con un adoquín en la cabeza a un agente que estaba en el suelo.

Durante las más de seis horas que ha durado la declaración en los juzgados de los detenidos, varias decenas de integrantes de las «Marchas de la Dignidad» les han mostrado su apoyo en la puerta, entre ellos el actor Willy Toledo y el portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero.

Hoy se ha conocido que el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha ordenado una investigación reservada para esclarecer lo sucedido en los disturbios registrados tras la convocatoria del sábado, a fin de determinar qué pudo fallar en el dispositivo policial.

Para ello, la Dirección General de la Policía contrastará los testimonios de los agentes y visionará las imágenes que se recogieron durante la marcha y los altercados posteriores.

Esta decisión se ha tomado después de que el pasado domingo cientos de policías se concentraran de forma espontánea en las dependencias policiales de Moratalaz para criticar que sus mandos les pusieron en peligro y pedir su dimisión, en una movilización a la que se sumaron los sindicatos policiales.

Precisamente hoy los secretarios generales de los sindicatos SUP, CEP, UFP y SPP se han reunido con el director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino, para abordar este asunto, y tras el encuentro han vuelto a denunciar la mala planificación del dispositivo y han acusado a la Dirección General de la Policía de no contar con los medios adecuados para hacer frente a los violentos.

Los representantes sindicales siguen sin explicarse cómo el mayor dispositivo jamás desplegado en una movilización de estas características, con 1.750 antidisturbios, acabó en el «esperpento» que han podido ver todos los españoles, según han indicado a Efe.

Las explicaciones ofrecidas en la reunión no han satisfecho a las organizaciones sindicales, que siguen pidiendo el cese del comisario general de Seguridad Ciudadana, Florentino Villabona, y del comisario jefe de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de toda España, José Miguel Ruiz Iguzquiza.

Por la tarde, SUP, CEP y UFP han mantenido otra reunión en la que han acordado convocar una concentración de representantes sindicales ante la sede de la Unidad de Intervención Policial el próximo miércoles a mediodía para seguir pidiendo la dimisión de ambos mandos. Y ese día se volverán a reunir con el director adjunto operativo.

También esta tarde varios centenares de personas se han manifestado por el Paseo de la Castellana en una movilización que continúa con las «Marchas de la Dignidad» y que ha sido convocada por diversos colectivos.