Política

La «X» del Caso Pujol : ¿Cuánto y dónde está el dinero evadido?

Ruz habló en 2013 de 32,4 millones en 13 países; ahora, tras las últimas investigaciones, el baile de cifras se dispara

Marta Ferrusola, esposa de Jordi Pujol, besa a su suegro, Florencio Pujol,  tras  la elección de su marido como presidente en abril de 1980
Marta Ferrusola, esposa de Jordi Pujol, besa a su suegro, Florencio Pujol, tras la elección de su marido como presidente en abril de 1980

La confesión del ex presidente de la Generalitat, fundador de Convergéncia Democrática de Catalunya y considerado «padre» del nacionalismo catalán, Jordi Pujol, de que mantiene desde hace más de tres décadas una ingente cantidad de dinero en el extranjero ha movido los cimientos más profundos de las aspiraciones de los partidos más radicales que buscan la independencia de España. Pero no sólo ha tenido una influencia y repercusiones claramente políticas, sino que también ha puesto de manifiesto lo que se podía intuir pero que no iba más allá –que algunos de sus hijos podían estar envueltos en asuntos económicos más o menos turbios y adornados con la influencia que supone el apellido en Cataluña–. Y se ha convertido en un dardo que ha dado en el centro de la diana de una familia considerada por muchos, y hasta el presente, como modélica y ejemplar para gran parte del nacionalismo moderado. Ahora, ese mito parece haber caído.

Pero con independencia de esas repercusiones políticas, sociales y el shock provocado en una parte importante de la sociedad catalana, hay un dato que todavía no se conoce y que, a buen seguro, una vez se logre esclarecer, si ello ocurre, lo cual no será, en todo caso, nada fácil. No es, ni más ni menos, que dónde y cuánto dinero esconde la familia Pujos Ferrusola fuera de nuestro país, lejos del fisco al que tributamos todos los españoles.

Nada se sabe hasta el momento. En el comunicado, donde el hasta ahora «molt honorable» Jordi Pujol reconocía que ha tenido millones de euros en el extranjero sin declarar no se especificaba ni la cantidad ni los países en cuyas entidades bancarias están a buen recaudo.

Se habla de Andorra, Suiza, Croacia, Argentina, paraísos fiscales, pero lo cierto es que a día de hoy no hay nada claro. Sin embargo, parece que ya se va despejando algunos de esos lugares, y en primer lugar figuran el Principado de Andorra y Suiza. Al menos, existen serios indicios de que allí tenga la familia Pujol buena parte de su fortuna, y es por ello por lo que la Fiscalía Anticorrupción, de forma inmediata a que un juzgado de Barcelona incoase un procedimiento contra Pujol –a raíz de la denuncia presentada por Manos Limpias– solicitó al juez que cursara sendas comisiones rogatorias a las autoridades de ambos países para que informen del dinero que allí tienen. El secreto bancario no ampara la petición de auxilio judicial.

Andorra aparece también en el centro de la investigación del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz respecto a Jordi Pujol Ferrusola por evasión y blanqueo de capitales. Investigación que posteriormente se amplió a su ex mujer, Mercé Gironés Riera. Esta causa comenzó por la denuncia que presentó la ex novia del «hereu», María Victoria Álvarez, quien aseguraba que acompañó en distintas ocasiones a Pujol Ferrusola a Andorra con bolsas repletas de dinero; una denuncia a la que se restó credibilidad por parte de no pocos en aquellos momentos. Los hechos, en cambio, parecen que han venido a darle la razón. Así, en abril de 2013, un auto del magistrado aludía a un informe de la Agencia Tributaria en el que ya se constataba que entre marzo de 2004 y noviembre de 2012 las empresas de Pujol junior movieron divisas con el exterior por valor de 32,4 millones de euros, dinero que tuvo su «salida o destino» en 13 países: Andorra, Luxemburgo, Croacia, Argentina, Uruguay, Suiza, Estados Unidos, México, Francia, Islas Caimán, Reino Unido, Lienchestein y Gabón.

Pero no queda ahí la cosa. Ese mismo magistrado también investiga 15 millones que Pujol Ferrusola y su mujer pudieron desembolsar en apenas cinco días en distintas operaciones empresariales, principalmente de carácter económico.

También existen serias sospechas sobre el origen del patrimonio en lo que afecta a sus hermanos Oleguer y Oriol, este último imputado por cohecho y tráfico de influencia en el «caso de las ITV». El TSJ había ordenado una investigación de su patrimonio y del de su mujer, justo antes de que abandonara su acta de diputado y la causa tuviese que volver a un juzgado de Barcelona. Se trata de una pura coincidencia.