Las defensas de Trinxet, Grau, Miguel y Ana Tejeiro niegan la legitimidad a acusaciones populares

Alfonso Grau Alonso (al fondo) en el banquillo de los acusados
Alfonso Grau Alonso (al fondo) en el banquillo de los acusados

Los letrados defensores del asesor fiscal Salvador Trinxet, el exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau, el exsecretario de Nóos Miguel Tejeiro y de su hermana Ana María han cuestionado la legitimidad de las acusaciones populares para sentarlos en el banquillo del juicio del caso Nóos.

En la misma línea que la representación de la infanta Cristina, el abogado de Trinxet, Jaime Campaner, ha pedido al tribunal que "devuelva las aguas a la seguridad jurídica"aplicando el precepto que establece la imposibilidad de que la acusación popular, en su caso la ejercida por Manos Limpias, sostenga en solitario una imputación que no reclaman ni la fiscalía y acusaciones particulares.

Para Campaner, las acusaciones populares han sido en muchas ocasiones en España fuente "de abuso", algo que sucede también en el caso de su cliente, para quien Manos Limpias solicita tres años de cárcel por blanqueo de capitales.

El abogado de Alfonso Grau, Jesús Bonet, ha recordado que el juez instructor, José Castro, no incluyó a su cliente ni en el auto de pase a procedimiento abreviado ni en el de apertura de juicio oral, y que está incluido entre los acusados por decisión de la Audiencia de Palma a instancia, únicamente, del grupo municipal socialista de Valencia, que a su juicio carece de legitimidad para acusarle.

Tras un receso de veinte minutos, la exposición de cuestiones previas ha continuado con el abogado de Miguel Tejeiro, Cristóbal Martell, quien ha incidido en que solo cabe la acusación en solitario de acusaciones populares en casos de bienes jurídicos de interés difuso en los que no quepa la personación de acusaciones particulares.

Estas circunstancias, ratificadas reiteradamente por la jurisprudencia, no se dan en el caso de su defendido, acusado por Manos Limpias de tráfico de influencias, prevaricación, falsedad, estafa, blanqueo y tráfico de influencias, ha expuesto el letrado.

El abogado Manuel González Peeters, en representación de Ana María Tejeiro, esposa del exsocio de Iñaki Urdangarin Diego Torres, se ha remitido a los argumentos de las otras defensas y ha pedido que su representada sea solo juzgada por blanqueo de capitales, el único delito que le atribuye la Fiscalía.

González Peeters ha sostenido que Manos Limpias carece de legitimación para sostener la acusación por la "ingente cantidad de tipos penales"que atribuye a Ana Tejeiro, para la que pide un total de 19 años de prisión.