Los presidentes de Ceuta y Melilla cierran filas entorno a la Guardia Civil

La RazónLa Razón

Los presidentes de Ceuta y Melilla han cerrado filas en torno a la defensa de la Guardia Civil en una comparecencia conjunta que se ha celebrado este jueves en el marco del XIV encuentro entre ambas ciudades que se ha celebrado en Ceuta. Esta misma mañana ambos presidentes autonómicos han visitado la frontera del Tarajal para mostrar su apoyo a los agentes después de la decisión de la magistrada del juzgado de instrucción número 6 de Ceuta de imputar a 16 guardias civiles por las muertes de los inmigrantes que se producían el 6 de febrero de 2014.

Juan Jesús Vivas, presidente de Ceuta, y Juan José Imbroda, presidente de Melilla, se han reunido este jueves en Ceuta en el marco de los encuentros que se celebran de forma anual desde hace 14 años para hacer frente común respecto a las necesidades de ambas ciudades autónomas. En esta ocasión, entre otros asuntos, se ha abordado la cuestión de la inmigración y la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad en ambas fronteras.

Los presidentes de las dos ciudades autónomas han cerrado filas en defensa de la Guardia Civil de la que han destacado la importantísima labor que desarrollan en las fronteras del sur de Europa. El presidente Imbroda ha destacado que “la inmigración debe producirse de manera regularizada” ya que de no ser así ambas ciudades autónomas no podrían “detener a los cientos de miles que vendrían después” si dejaran saltar las vallas. Ha sido el presidente melillense el primero en mostrarse tajante en su apoyo a la Guardia Civil un cuerpo que, ha afirmado, a veces “está mal pagado, asume riegos, resultan heridos sus agentes y esta viviendo el drama de la inmigración en primera persona”. Imbroda ha mostrado además su malestar porque no se destaque la labor humanitaria que en muchas ocasiones realizan los agentes de la Guardia Civil en las fronteras.

Por su parte el presidente ceutí, Juan Vivas, se ha referido a la imputación de 16 agentes en relación con las muertes que se producían el 6 de febrero de 2014 cuando un grupo de inmigrantes trataba de entrar a nado a Ceuta bordeando el espigón fronterizo del Tarajal. Vivas ha explicado que esta misma mañana ambos presidentes han acudido a esta zona y han estado en contacto directo con los agentes de la Guardia Civil de los que ha asegurado que “están muy tranquilos y con ganas de seguir cumpliendo con su deber”.

Ambos han insistido en que respetan las resoluciones judiciales y han recordado que una imputación no es una condena. En el caso del presidente de Melilla ha manifestado su “total apoyo a la Guardia Civil de Ceuta porque lo único que hicieron fue defender su frontera” por lo que espera que el proceso judicial se resuelva rápidamente.