Los subsaharianos que trataron de entrar en Melilla son llevados a Rabat

Un grupo de unos 200 inmigrantes subsaharianos, entre ellos los que esta mañana trataron de entrar en la ciudad de Melilla, han sido introducidos en dos autobuses en la ciudad de Nador y trasladados a Rabat.

Según dijeron a Efe desde el Grupo de acompañamiento y defensa de los emigrantes en Marruecos (GADEM), los autobuses viajan escoltados por la Gendarmería Rural (policía rural y de carreteras) hasta su destino final, que es la gran estación de autobuses de la capital, donde está previsto que lleguen esta madrugada.

Al parecer, varios de los inmigrantes están heridos y no han recibido atención médica antes de embarcar en esos autobuses, añadieron esas fuentes.

Las ONGs de defensa de los emigrantes han denunciado que esta es la nueva estrategia de la policía marroquí en sus redadas entre los subsaharianos en las cercanías de Ceuta o Melilla: trasladarlos a la fuerza hacia Rabat y Casablanca y "depositarlos"en algún lugar, sin dinero ni pertenencias.

El pasado martes, Cáritas Rabat cerró el centro de atención a los emigrantes de Rabat para alertar sobre la saturación en las instalaciones y denunciar que realizan labores de atención médica que deberían ser responsabilidad de los hospitales marroquíes.

Estas fuentes denuncian que las autoridades marroquíes del ministerio del Interior y de Emigración guardan silencio ante todos estos desplazamientos masivos de personas, al tiempo que proclaman el nuevo plan marroquí de regularización de emigrantes ilegales en su territorio.